El tamaño del pene está en sus manos ¡Compruébalo!

Si todavía miras los zapatos de un hombre para deducir “su tamaño” puede que te estés equivocando.

¿Cuántas de ustedes han mirado los zapatos de un hombre para deducir la medida de su pene?

Y es que en términos de tamaño existen todo tipo de mitos, y aunque personalmente insista en que más allá del porte del barco, lo que realmente importa es el movimiento de la marea y la destreza del capitán, hay quienes definitivamente los prefieren grandecitos.

Por lo que si antes de tener tu primer encuentro sexual quieres asegurarte bien, te contamos que un equipo de urólogos de Seúl descubrió que cuanto más largo sea el dedo anular respecto del índice -mano derecha-, más largo es el pene.

El tremendo hallazgo fue publicado en el ‘Asian Journal of Andrology’, explicando que la medida de comparación entre estos dedos ya había sido relacionada con otros aspectos de la biología reproductiva, como el riesgo de padecer cáncer de próstata.

El coordinador de la investigación, Tae Beom Kim señaló: “Pensamos que los niveles de testosterona prenatal podían tener algo que ver con la longitud del pene y, por tanto, dado que la formación de los dedos también está influida por esta hormona, jugaban un pape similarl”.

Para llegar a esta conclusión, los especialistas realizaron un estudio sobre un universo de 144 hombres mayores de 20 años, quienes se encontraban hospitalizados para someterse a una cirugía por problemas urológicos. Ahí, midieron su estatura, peso y las longitudes del pene y los dedos de la mano diestra. Según la publicación, el genital fue medido bajo anestesia en estado flácido y estirado.

De todas las variables, sólo la altura se relacionaba con el tamaño del pene y la longitud de los dedos fue lo único que dio una idea acertada del tamaño genital estirado.

La explicación consiste en que los andrógenos  -hormonas sexuales masculinas, entre ellas la testosterona- son claves para el desarrollo normal del pene. Estas hormonas se elevan entre las ocho y 24 semanas de gestación, llegando a su máximo entre las semanas 14 y 16.  Donde además los andrógenos  están relacionados con la formación de los dedos, por lo que una alta concentración de testosterona llevaría esta formación en las manos y por ende, sugiriendo una actividad testicular prenatal alta y, también, un pene largo.

Dentro de los comentarios del estudio, Denise Brooks, del departamento de Biología del Skidmore College de Nueva York expone que los participantes estudiados son asiáticos, quienes tienen penes más pequeños que en otros lugares del mundo, por lo que no se puede asegurar que los resultados sean los mismos para otros hombres, aunque lo lógico es pensar que sí.

“El trabajo es importante porque es el primero en establecer una relación entre los dedos y la longitud del pene. Aunque es pronto para saber si este vínculo puede tener alguna implicación clínica, sí es cierto que la ratio – relación ente cantidades comparables en esta ocasión entre el segundo y cuarto dedo- ha sido asociado a condiciones médicas como el cáncer de próstata, de mama y ataques al corazón, así que a lo mejor hay que ahondar más en esta cuestión”.

Y aunque se bien, la muestra es bastante específica, no estará demás mirarle la mano derecha a ese muchachito y comprobar por ti misma al momento de incursionar.