Wellness

Sexualidad y discapacidad

Lee la nueva columna de Rodrigo Jarpa.

La sexualidad de las personas discapacitadas, así como la sexualidad en la vejez, parecen estar llena de barreras, ya que la sociedad a veces tiende a ver a estas personas como asexuales, sin necesidades que satisfacer o si lo hacen pueden ser mal vistos o incluso catalogados de enfermos o perversos… instándolos, explicita o implícitamente, a reprimirse. Pero esto está cambiando.

Libros con imágenes eróticas especializados, páginas web en que la gente relata diversos vídeos porno o películas en las que las actrices se comunican por lenguaje de signos, marcan un nuevo hito.

La revista Playboy lleva años sacando su versión en braille. Por su parte los canadienses han aportado con: “Tactile Minds”;un libro erótico para no videntes, realizado con páginas termoformadas en el que se ofrecen imágenes de desnudos, para disfrutar al tacto, y con una descripción de las mismas hecha en braille.

La creadora de esta iniciativa, Linda J. Murphy, comenta a A TU SALUD las conclusiones que ha extraído tras lanzar el libro. “Desde mi experiencia, he visto que la sociedad y los medios de comunicación tienden a considerar a las personas con discapacidad como seres no sexuales. Tengo amigos con discapacidad, ¡y puedo decir que no es cierto!”, dice Linda.

Igualmente, la escritora añade que se sumergió en este proyecto porque “no vi que hubiera libros en circulación dedicados al arte de la imagen para adultos con dificultades en la visión”, a lo que aclara que ya ha vendido varios ejemplares de su libro en España.

Y no es la única iniciativa. La web pornfortheblind.org ofrece grabaciones de voluntarios, que de manera altruista, describen para personas ciegas las escenas que aparecen en vídeos pornográficos. La página Deaf Bunny ofrece vídeos de temática pornográfica en los que las actrices hablan en lengua de signos, además de aparecer subtitulados, aunque con fines algo más lucrativos. No obstante, todo este material sólo puede encontrarse en inglés.

Luis Cayo Pérez Bueno, presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), explica que “como en otras muchas esferas de la vida personal y social, también en la sexualidad, las personas con discapacidad se encuentran con barreras. Quizás la más insidiosa es la idea de que son menos deseables o van a suscitar menor atracción sexual, en un mundo donde los intercambios de normalidad imperantes excluyen a lo diferente”.

Creo que esto es una iniciatica admirable y espero que se masifique pronto. Más allá del hecho mismo de los productos que se comercializan; lo importante es el mensaje implicito de integración, aceptación y validación: cosas que hoy en día no nos sobran…

Tags

Lo Último


Te recomendamos