Wellness

Relaciones peligrosas: el amante de la oficina

¿Te sentiste alguna vez como alguno de los protagonistas de “Atracción fatal”?

-Vi nuevamente hace unos días Atracción fatal (1987) con un Michael Douglas jovensísimo y una Glen Close fuera de control, que pierde la cabeza (y el cuerpo) por mantener una relación imposible y peligrosa con este nuevo sujeto que conoció en el trabajo. ¿Alguna vez te pasó algo similar? ¿Te preocupa que tu pareja pueda conocer a alguien más por la oficina?

Si no vieron esta película, pasen al segundo párrafo. Gallagher (Douglas), un abogado con esposa e hija tiene una vida perfectamente estable y un matrimonio feliz, pero Beth (Anne Archer), su esposa lo deja sólo en la ciudad por unos días y éste aprovecha la soltería del fin de semana para mantener una relación con Alex Forrest (Close). Se conocen unos días antes en el trabajo y ella de inmediato se le insinúa. Él, pensando que sería sólo una aventura que no dañaría su matrimonio, acepta. Ahí comienza la relación enfermiza: después de dos días de pasión, Alex no lo deja respirar, lo persigue todo el tiempo, lo amenaza a él, a su familia y a ella misma (dice que se suicidará). Gallagher, por miedo, continúa viéndola, a pesar de que aparenta una vida familiar buena, hasta se cambian de casa y le compran un conejo a la hija. Animal que Alex, dentro de su enfermedad (celos), mata.

Quizá los actos de los personajes de la cinta están un poco exagerados, pero sí creo que existe gente que mantiene relaciones enfermizas mientras aparenta una vida feliz con su pareja de vida real, esa que muestra en público. Y generalmente esa relación extra, sucede con gente de la oficina. No muy lejos de nosotros, en Argentina, hace unos meses Isabel Macedo (actriz de 34 años) se vio envuelta en rumores de traición. Ella era, se supone, la otra e hizo que Nicolás Cabré y Soledad Fandiño. Ella desmiente todo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos