¡Contra los malos olores del verano! Reparten 14.000 desodorantes gratis en el metro de Austria

La línea de transporte carece de un 100% de aire acondicionado.

Las altas temperaturas que golpean a algunos países de Europa, desde el pasado mes de julio, están llevando a algunos gobiernos a tomar medidas radicales en cuanto a salud e higiene se refiere. La medida más insólita ya se registró en Viena, Austria y de una manera muy original: repartir desodorantes gratis en el metro de la capital.

La empresa responsable del transporte urbano de la capital austriaca, Wiener Linien, se propuso repartir la insólita cifra de 14.000 desodorantes entre los pasajeros de la U6, que agotaron las existencias en un solo día, según explicó el portavoz de la compañía, Daniel Amman.

Sin aire acondicionado

La línea de transporte carece de un 100% de aire acondicionado. Solo la mitad de los vagones tiene ventilación y la mayoría de los pasajeros, por las altas temperaturas, presentan altos niveles de sudoración en el cuerpo.

Para combatir un posible mal olor, el metro de Viena decidió tomar cartas en el asunto en cuanto en cuanto a preservar la comodidad y el buen olor en los vagones que usen los pasajeros.

El portavoz de la compañía de transporte quiso defender a los viajeros de la ciudad. “Esto no quiere decir que los pasajeros vieneses huelan peor que los de otros sitios”, explicó Amman, que señaló además que las altas temperaturas pueden “hacernos más conscientes de los malos olores”, según aclaró al diario británico The Telegraph.

Sin embargo, The Washington Post dice que a pesar de que hay personas que recibieron el regalo del desodorante con mucho agrado, hay otras que sienten que hay un mensaje oculto detrás de la iniciativa. El eslogan de la campaña, dicen algunos, perfectamente podría ser “Dúchese más, o al menos use algo de desodorante”.

Otra medida adoptada, a partir de septiembre, es que se les prohibirá a los pasajeros el consumo de los alimentos “olorosos”, como pizza o kebab. “A muchos pasajeros del metro les incomodan los fuertes olores”, señaló Amman.

Un usuario del metro de Viena aseguró: “Me parece muy buena iniciativa, no me gusta nada cuando alguien decide comerse una salchicha o un kebab en el metro, y es algo que sucede a menudo, sobre todo, por la noche”.

En las últimas semanas Viena ha alcanzado inusuales temperaturas de 35 grados, que han calentado especialmente los trenes. Para mitigar la fuerte ola de calor se han tintado los cristales de las ventanas y se han colocado mamparas, que, según Wiener Linien, permiten descender 4 grados la temperatura del vagón.

Te recomendamos en video: