La actriz Isla Fisher reveló que casi muere ahogada grabando una película

Cuando ya casi estaba sin aire, uno de los encargados que portaba un tanque de oxígeno, socorrió a prestarle ayuda a la actriz.

La actriz Isla Fisher confesó que casi muere ahogada en el rodaje de la película 'Nada es lo que parece' (Now you see me).

Fisher relató en 'Chelsea Lately' que cuando se grababa la escena de escapismo en el tanque de agua

"la cadena se atascó y tuve que nadar hasta el fondo, pero no podía volver a subir".

La escena exigía que la actriz golpeara las paredes de vidrio del estanque donde se encontraba sumergida, para así demostrar la desesperación propia del momento, y a su vez, debía someterse a vivir un momento realmente desesperante para transmitir lo que el director deseaba.

Además, la  australiana contó que había un botón de seguridad que al ser presionado drenaba inmediatamente los miles de litros de agua, pero tampoco podía alcanzarlo, estaba realmente aterrada.

"Todos pensaron que estaba actuando fabulosamente, pero me estaba ahogando. Nadie se dio cuenta de lo que me estaba pasando, realmente me estaba ahogando", añadió Fisher.

Cuando ya casi estaba sin aire, uno de los encargados que portaba un tanque de oxígeno, se dio cuenta del incidente y socorrió a prestarle ayuda a la pelirroja actriz. Todos estaban realmente sorprendidos de no haberse percatado de lo que ocurría en plena grabación.

La película 'Nada es lo que parece' relata la vida de cuatro magos criminales, entre ellos, Fisher interpreta a Henley Reeves.