Por esta razón las mujeres de Uganda cobran un impuesto a sus maridos cada vez que tienen sexo

Según reportan medios de ese país africano, comenzó como una moda en la capital Kampala y se ha ido extendiendo a todo el territorio nacional.

Una estrategia polémica ha despertado furor entre las mujeres de Uganda: decidieron cobrar a sus maridos un “impuesto sexual” para garantizar los recursos de manutención de su hogar, tras descubrir que gastaban sus salarios en bebidas o prostitutas. Apoyadas por organizaciones de derechos humanos, cada día más ugandesas se suman a esta particular acción.

Según reportan medios de ese país africano, comenzó como una moda en la capital Kampala y se ha ido extendiendo a todo el territorio nacional, donde las mujeres luchan contra una sociedad patriarcal en las que llevan todas las de perder.

La organización religiosa Unión de Madres reportó el primer caso hace seis años, informó su secretaria ejecutiva, Ruth Nalugwa. “Ese número aumentó a 5.000 en 2016, y ahora más de 30,000 mujeres informaron haber empleado la estrategia”, asegura la activista de derechos humanos.

Mientras que Stella Muyana, presidente de la organización de derechos humanos Bakazibano, cree que la cifra puede ser mayor. De hecho, reportó que conocieron de más de 31 mil casos.

Beatrice Atim, vendedora en el mercado de la ciudad Masaka, contó que todos los días su esposo salía a trabajar temprano y no le dejaba dinero para los gastos. Una vez que conoció de la “multa”, decidió ponerla en práctica: le cobra 3 dólares cada vez que tienen sexo. “Me paga sin ninguna disputa porque sabe que el dinero se va a usar en casa”, afirmó.

Para Tina Musuya, directora ejecutiva del Centro sin fines de lucro Prevención de violencia doméstica (CEDOVIP), “si los hombres son irresponsables y es la única forma en que sus esposas pueden obtener dinero de ellos para administrar las casas, dejen que sigan adelante y graven el sexo”.

Sin embargo, no todos los sectores han visto con beneplácito el “impuesto”, entre ellos líderes religiosos y funcionarios del gobierno, que la califican de inmoral. De hecho, en algunos casos se ha agudizado la incidencia de violencia doméstica recurrente en esta nación.

Pero la mayoría de las organizaciones de mujeres y de derechos apoyan esta estrategia, bajo el argumento de que está justificado cualquier esfuerzo que haga que los esposos irresponsables contribuyan para el bienestar de sus familias.

Te recomendamos en video: