¡Escándalo! Estas profesoras enviaron fotos subidas de tono a sus alumnos

Siempre debemos revisar muy bien a quien enviamos contenido audiovisual.

El avance de la tecnología ha permitido que muchas relaciones que solían ser distantes, sean más cercanas. La vida privada de un profesor hace años era un total misterio para sus alumnos. Hoy en día con las redes sociales y las plataformas de mensajería instantánea esa barrera se ha roto, dandole acceso a los alumnos a información nunca antes revelada de sus maestros.

Actualmente, los alumnos crean grupos con sus profesores para intercambiar información referente a la clase. Pasar recordatorios y consultas a los maestros, son la principal función de estas ventanas en Whatsapp, por ejemplo. Esto hace que la relación alumno-profesor sea más estrecha porque la relación va más allá del salón de clases.

Pero no todo es color de rosas, este tipo de información puede meter en problemas a ambas partes. ¿Por qué? Sencillo, profesores y alumnos tienen vida privada y además disfrutan de placeres que probablemente no sea adecuado compartirlo con el resto de la clase.

Algunos casos se han salido de control y por la facilidad del acceso a internet, se han filtrado. Por eso, queremos compartir contigo un caso específico en los Estados Unidos, que luego se repitió en Brasil. Se trata de unas profesoras que enviaron una imagen subida de tono al contacto equivocado. Uno de sus alumnos recibió un mensaje sugerente acompañado de una fotografía bastante comprometedora.

 

Caso Estados Unidos

Una profesora norteamericana envió un mensaje sugerente, acompañado de una fotografía muy explicita:

"¿Ey querido, quieres más?"

El alumno, sin entender mucho, pero sabiendo que podría recibir una foto más comprometedora, respondió:

"Definitivamente".

Al ver la respuesta, la profesora, decidió enviar una imagen aun mas fuerte, a lo que su alumno respondió:

"Hum, gracias, pero creo que estás enviando al número equivocado. Soy yo, alumno de su sala COM 201 "

Al percibir que no estaba hablando con su novio y que se trataba de uno de sus alumnos, la profesora se desespera y comienza un diálogo para intentar deshacer toda la confusión.

Su primera frase fue de desesperación:

"Oh cielos, por favor, borra esas fotos".

profesoras

Después de eso, desesperada la profesora le propone un acuerdo. Ella dice que si él borra las fotos y promete que no contará eso para nadie, ella promete darte nota "A" en todas las materias, hasta el final del año.

El alumno acepta la propuesta, pero todavía la provoca al final:

"Pero sólo una cosa más … Me gustaría que supiera que estoy impresionado con lo que he visto".

Después de toda la confusión y de haber recibido puras "A" en sus calificaciones, el alumno decidió compartir las imágenes a final de año, lo que provoco la expulsión inmediata de la maestra.

El mayor aprendizaje de estos casos, es que, hay que ser muy cuidadosos con la tecnología y hay relaciones que, simplemente, deben mantenerse distantes.

 

Te recomendamos en video: