¡Cuidado! Cinco alimentos que parecen sanos pero no lo son

El verdadero reto es discernir entre la multitud de ofertas: es posible no caer en la trampa.

Se ha disparado la oferta de información y productos saludables, o healthy, porque nos han hecho creer que suena mejor en inglés. Almudena Salces, experta en nutrición de las Clínicas Dorsia explicó la forma para que se indentifique cinco alimentos que parecen sanos, pero no lo son.

1. LOS ZUMOS NATURALES O LOS BATIDOS DE FRUTAS

Seguramente nosotros lo hacemos con la mejor intención del mundo tratando de sustituir comida que nos engordaría por un batido de frutas o por un zumo de frutas, porque claro, la fruta es buenísima.

Está genial que cambiemos la repostería por algo más saludable, pero si de verdad quiere que sea saludable, cómase una sola ración de fruta, entera y fresca. Cuando hacemos un zumo de frutas o un batido de frutas, además de que estamos eliminando la fibra, estamos incrementando hasta tres o cuatro veces la dosis de azúcar que ingerimos, ya que no nos tomamos una ración con ese zumo o batido, si no, dos, tres o incluso, cuatro raciones de fruta.

2. ENSALADAS PREPARADAS

No porque sea un ensalada significa que vaya a ser saludable, de hecho muchas veces, ese tipo de ensaladas para la experta no se merecen ni el nombre de ensaladas; al igual que las ensaladas que sirven en algunos restaurantes llenas de tocineta, kilos de salsa rosa, mayonesa o pan frito, queso curado, cebolla frita, salsas hipercalóricas para aliñar.

Al final es más saludable comer un bocata de pan hecho a base de harinas integrales con fiambre o queso fresco y tomate natural a rodajas si has de improvisar un día. Una ensalada de verdad nos aporta vitaminas, minerales, fibra, proteínas y una pequeña dosis de hidratos de carbono; una ensalada preparada nos aporta grasas y azúcares principalmente.

3. PRODUCTOS DE REPOSTERIA SIN AZÚCARES AÑADIDOS

Este tipo de alimentos no son una opción para incluir en nuestro día a día, porque están llenos de grasas (igual que la versión original o quizá han disminuido 1g por cada 100g de producto) y siguen teniendo azúcares, porque son sin azúcares añadidos ya que ellos no han añadido más pero el producto, ya de por sí. Esto, sin embargo, sí sería una opción en el caso en que te mueres por comer algo dulce, entonces, antes de que tomarme la versión original, elijo esta opción, y de forma ocasional, no a diario.

4. MANTEQUILLA DE CACAHUETE O PEANUT BUTTER

Todas las mantequillas tienen en común que son una fuente muy rica de grasas, proteínas y azúcares en menor medida por ello, está muy bien que tomes una cucharadita en el desayuno con tus tortitas de avena y clara de huevo como acompañamiento. Sí son saludables, pero sin abusar porque tienen la misma base de la mantequilla normal

5. BEBIDAS O REFRESCOS A BASE DE TÉ

No son nocivos porque los azúcares al menos no los tiene, pero no son para tomar todos los días sino que funcionan como alternativa a los refrescos tradicionales. Siempre consumidos de forma ocasional, ya que la principal fuente de líquido que recibamos tiene que ser a través de agua.

Te mostramos en video: