Señales que alertan de problemas tiroideos

Las enfermedades del tiroides ocurren cuando esta glándula no produce cantidades adecuadas de hormonas

La incidencia de cáncer de tiroides en la mujer se ha triplicado significativamente en las pasadas tres décadas afectando la población de Puerto Rico y Estados Unidos. De hecho, según estadísticas de la Sociedad Americana Contra El Cáncer casi tres de cada cuatro casos se detectan en mujeres.

De acuerdo con la doctora Anette Garces, especialista en endocrinología, el aumento se debe a un mayor uso de la ecografía de tiroides, un estudio que puede detectar pequeños nódulos de tiroides que de otra manera no se hubiesen encontrado.

“Al aumentar todos estos estudios se encuentran nódulos pequeños que antes no se podían visualizar, por esta razón se están detectando la enfermedad antes de tiempo”, explicó Garces.

La glándula tiroidea está localizada en la base del cuello y regula el metabolismo del cuerpo. Las enfermedades del tiroides ocurren cuando esta glándula no produce cantidades adecuadas de hormonas o cuando las produce en exceso. Estas enfermedades provocan un mal funcionamiento de los órganos como el corazón, el cerebro, el hígado, los riñones y la piel.

Según la especialista, el cáncer no es la principal enfermedad de tiroides en la mujer. “La más común es hipotiroidismo, que es cuando la glándula no produce suficiente hormona tiroidea. La segunda más usual es hipertiroidismo, que ocurre cuando la glándula produce más hormona de lo que el cuerpo necesita”, detalló Garces.

Asimismo, explicó que existen señales comunes que nos pueden indicar que somos propensas a desarrollar la enfermedad, “pérdida del cabello, cansancio, piel seca, estreñimiento, ganancia de peso, cambios en el siclo menstrual y problemas en la ovulación”, son algunos síntomas que nos pueden alertar, dijo Garces.

También, indicó que existen varios factores de riesgo que pueden provocar la tiroides, estos incluyen; historial familiar, factores ambientales, deficiencia de yodo, problemas de estrés, infecciones y casos particulares que se ven luego de un parto. Sin embargo, no descarto que pueden existir otros factores que pudiesen afectar la glándula tiroidea.

La endocrinóloga, resaltó la importancia de la nutrición al ser diagnosticada con la enfermedad de tiroides, esto debido a que se puede agravar la enfermedad de no seguir una dieta adecuada.

Nutrición

Cuando se padece de algún tipo descontrol de tiroides es preciso hacer ajustes en la alimentación, además de llevar un control médico. La dietista y nutricionista, María del Carmen Urbina, explicó que de no seguir una dieta balanceada esto podría empeorar la tiroides.

“La nutrición no te va a curar la condición, pero si te la mantendrá estable”, detalló la dietista, quien también resaltó, que eventualmente la nutrición podría ayudar a bajar la cantidad de medicamentos.

Según la nutricionista, el no seguir una dieta balanceada tiene sus consecuencias como; aumento de peso, niveles de colesterol altos que podrían afectar el sistema cardiaco, comer bajo en fibras que causaría un estreñimiento severo y comer alimentos que te supriman el yodo podría afectar el funcionamiento de los medicamentos.

No obstante, aclaro que en los diferentes tipos de tiroides se deben evitar alimentos peculiares, señalando los productos enlatados, el café, el refrescos y alimentos altos en azúcar como los más dañinos en cuanto a este padecimiento.

Según la experta, se debe seguir una dieta antinflamatoria y alta en fibra por lo que destacó la importancia de consumir frutas y vegetales.

“Una buena nutrición ayuda a controlar e incluso revertir los síntomas de la enfermedad, por eso es importante visitar a un nutricionista si eres diagnosticada con algún padecimiento de tiroides” concluyó la dietista.