Trastorno disfórico premenstrual: el síndrome que puede llevar a las mujeres al psiquiátrico

Todas sabemos del horrible síndrome premenstrual que nos ataca a las mujeres antes de llegar la menstruación, pero muy pocas conocen el trastorno disfórico premenstrual.

Todas sabemos del horrible síndrome premenstrual que nos ataca a las mujeres antes de llegar la menstruación, pero muy pocas conocen el trastorno disfórico premenstrual.

Es una afección en la que la mujer tiene síntomas de depresión graves, irritabilidad y tensión antes de la menstruación. Y es tan fuerte que algunas mujeres pueden llegar al extremo de tener pensamientos suicidas y deben ser internadas en psiquiátricos.

El trastorno disfórico premenstrual afecta de 3 a 6 por ciento de las mujeres aproximadamente. Puede interferir con la vida cotidiana y generar tensión en las relaciones personales. Las mujeres que han tenido depresión severa son más propensas que otras a tener el PMDD.

El síndrome premenstrual y el trastorno disfórico premenstrual tienen los mismos indicios y síntomas físicos. Sin embargo, en el PMDD, los síntomas emocionales predominan y son más severos que en el PMS.

¿Cómo detectarlo?

Para un diagnóstico de este trastorno deben estar presentes por lo menos cinco síntomas emocionales durante la mayoría de los ciclos en un año. Deben interferir con las actividades o relaciones cotidianas, y deben mejorar a pocos días del inicio del periodo.

¿Cuáles son las causas?

Los médicos aún están investigando las causas exactas. Tanto el PMS como el PMDD podrían estar relacionados con cambios en niveles hormonales durante el ciclo menstrual.

El nivel de sustancias químicas en el cerebro llamadas neurotransmisores como la serotonina también puede contribuir a causar el PMS. Según investigaciones recientes, algunas mujeres heredan un gen que aumenta el riesgo de que tengan el PMDD.

Otras causas posibles son depresión no diagnosticada y problemas de ansiedad. Si una mujer tiene síntomas que no paran al poco tiempo del inicio de su periodo, es posible que tenga otro trastorno, como depresión.

¿Cuál es el tratamiento?

Este trastorno se puede tratar con cambios de estilo de vida y medicamentos si es necesario. Algunas mujeres también toman vitaminas y minerales. Muchas mujeres descubren que lo que mejor funciona es una combinación de tratamientos.

Cambios en la alimentación

Comer comidas pequeñas y frecuentes.

Reducir el consumo de sal y comidas saladas.

Optar por frutas, verduras y granos enteros.

Comer muchos alimentos con un alto contenido de proteína.

Otros cambios de estilo de vida

Tratar de hacer ejercicio durante aproximadamente 30 minutos al día, la mayoría de los días de la semana.

Tomar medidas para reducir el estrés, como masajes, meditación y aprender a relajarse.

Dormir suficiente.

Dejar de fumar.

Disminuir el consumo de cafeína, que puede aumentar la sensibilidad de los senos.

Te recomendamos en video