Policía adopta al bebé de una mujer que consumía drogas durante el embarazo

Una noble acción de este hombre

Cuando el oficial de policía de Albuquerque, Ryan Holets, respondió al llamado de un posible robo en una tienda, terminó llevándose una sorpresa.

Y es que al llegar al lugar no se encontró  con un asalto sino con una pareja que se encontraba del otro lado de la acera, recostada en el pasto e inyectándose droga en el brazo.

Ryan se acercó a la pareja, pero al ver a la mujer, se le hizo un nudo en el estómago pues estaba embarazada y drogándose . Crystal Champ, de 35 años, parecía ligeramente aturdida. Sin embargo, Ryan no dejó pasar el hecho y lejos de arrestarla o sancionarla,  comenzó a regañarla. Ella le dijo que tenía casi 8 meses de embarazo y era adicta.

"Vas a matar a tu bebé", dijo Ryan "¿Por qué tienes que estar haciendo eso. Va a arruinar a tu bebé ".

Champ tomó registro del momento con su cámara de video, donde se ve a Champ rompiendo en llanto tras escuchar esto. A pesar de que ella es proaborto, la idea de tener un aborto nunca fue una opción para ella. "Sé la persona horrible que soy y la situación horrible en la que estoy", respondió la chica.

En ese momento., Champ sacó su lado más jhumano, que ha luchado contra la adicción desde que era una adolescente, se sentó para una entrevista con CNN fuera de una carpa donde vive actualmente en Albuquerque. La joven había estado sin hogar por más de dos años y detalló que lleva un largo tiempo luchando contra la heroína y la adicción a la metanfetamina cristal. Champs gasta en droga hasta $ 50 dólares por día u aunque ha intentado dejarla varias veces limpiarse, pero falló.

"Me rendí. Decidí que esta iba a ser mi vida", dijo Champ.  El oficial nunca muestra el rostro de la mujer pero su voz y su historia siguen siendo tan desgarrador como imaginarla. Ryan trató de averiguar si Champ entendía el peligro que el uso de drogas implicaba para su bebé.

Crystal quedó sorprendida ante las palabras de Ryan. “Se convirtió en un ser humano, no en un policía”, afirmó en una entrevista a CNN. Crystal no lo sabía, pero Ryan y su esposa habían hablado tiempo atrás sobre la posibilidad de adoptar a un bebé, pero lo harían hasta que su hijo menor creciera. Sin embargo, al escuchar a su esposo, Rebecca aceptó de inmediato.

El pasado 12 de octubre Crystal dio a luz a una niña, Ryan y su esposa estuvieron presentes durante el parto y hasta se hicieron cargo de todos los gatos. Cuando el oficial y su esposa tuvieron a la niña en sus brazos fue imposible evitar las lágrimas, especialmente ante la promesa de que tendría una vida mucho mejor.

El oficial nombró a la bebé Hope (Esperanza). y es que Crystal se haya quedado sin su hija no implicó un impacto negativo en ella, al contrario, sabía que estaría bien. “Cuida de ella por mí”, dijo.

Aunque muchos han juzgado la acción de Crystal, ella afirma que fue lo correcto pero las duras palabras de Ryan le dieron un golpe de realidad y le hicieron entender que desea lo mejor para su hija, pues no le gustaría que ella tuviera una vida llena de sufrimiento en la que su madre no pueda brindarle atención ni un hogar digno debido a sus bajos recursos.

Los bebés de madres drogadictas nacen cada 25 minutos

La pequeña Hope representa una tendencia alarmante en los Estados Unidos de mujeres embarazadas que se drogan y tienen bebés nacidos adictos. El término médico para un bebé expuesto al abuso de opiáceos en el útero es el síndrome de abstinencia neonatal o NAS.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades publicaron un estudio en 2016 que determinó que el número de casos de abstinencia neonatal se triplicó entre 1999 y 2013. El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas estima que un bebé que sufre de abstinencia de opioides nace cada 25 minutos en los Estados Unidos y que estos bebés enfrentan problemas de desarrollo.

Aquellos bebés que nacen con exposición a opiáceos necesitan varias semanas de tratamiento médico, que puede incluir morfina y metadona, para ayudar a la desintoxicación del recién nacido. Estos bebés suelen presentar patrones de sueño anormales, son difíciles de calmar y tienen problemas para alimentarse. Los síntomas de abstinencia son tan intensos para bebés como adultos.

 

 

LEER MÁS