Mamá es acusada de maltrato infantil después de llevar a su bebé con moretones al hospital

Ella quería asesoría médica, pero obtuvo una mala experiencia

Una madre del condado de Lincoln, Nuevo México, se convirtió en sospechosa de maltrato infantil después de que llevó a su bebé recién nacido al hospital, debido a que notó que presentaba varias marcas rojas en su brazo.

Kristy Clark notó una erupción en el brazo de su hijo de cinco días de edad, Jackson, y dado que temía que se tratara de un signo de meningitis o de un coágulo de sangre decidió llevarlo al hospital inmediatamente.

Pero, poco después de inspeccionar al bebé, el médico a cargo en el hospital decidió llamar a la policía y los servicios sociales para alertarlos de que Jackson podría haber sido víctima de abuso.

Con ese informe como antecedente, Kristy fue interrogada por las autoridades sobre cómo era su trato hacia su hijo. La policía incluso le impidió a su marido, Cane, ir por su otro hijo Kairen, de siete años, quien se encontraba en casa de sus padrinos.

Los trabajadores sociales interrogaron también a Kairen para saber cómo era el trato que sus padres tenían hacia él.

Clark, quien es una asistente de administración de 33 años, afirma que las autoridades la mantuvieron en el hospital (sin que pudiera ver a su bebé) durante dos días, hasta que el personal del hospital le realizó a Jackson un prueba de rayos X y una tomografía computarizada.

Fue entonces que los médicos revelaron a la policía y familia que las marcas rojas habían sido infligidas a sí mismo por el bebé, que había estado succionando (con el mismo movimiento que hace al comer) su brazo.

Nos hicieron sentir como abusadores de niños. Jackson es un precioso bebé, significa el mundo para nosotros. Él es un bebé de probeta y tuvimos controles policiales para poder tener acceso al procedimiento en primer lugar", indicó Clark ante lo sucedido.

Así mismo, la indignada madre señaló que ella llevó a su bebé al hospital porque quería asesoría médica y que en lugar de eso, aunque entiende que quieran proteger a los niños que sufren de abuso, obtuvo una muy mala experiencia.

Ahora el jefe de obstetricia y enfermería para las mujeres y los servicios de niños del United Lincolnshire Hospitals Trust, Sue Bennion, indicó que está dispuesto a revisar el caso y ofrecer una indemnización en caso de ser necesario.

 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO