7 aspectos de una mujer inteligente que la hacen atractiva

Una mujer inteligente sabe que ser atractiva no es cuestión de tener un "buen físico"

Vivimos en una sociedad que siempre ha creído que mientras más atractiva físicamente es una, mayor séquito de hombre tiene tras ella. Cada quien busca diferentes atributos en una persona, pero es una realidad que nos han hecho creer que el físico importa mucho.

Y sí, el físico puede decir mucho de una persona pero vamos, hoy en día hemos aprendido que hay muchas otras cosas que resaltan sobre unas enormes tetas y unos abultados labios hechos de plástico.

Aquí te mostramos las armas que toda mujer inteligente utiliza para someter a cualquiera a sus encantos.

Son independientes

Una mujer inteligente es alguien que ante todo es independiente. No necesita de nadie para poder alcanzar sus propias metas y por supuesto, no depende de nadie para brillar. Esto también incluye el hecho de que sabe que no necesita tener una pareja para ser alguien en la vida. Aunque claro, cuando está en una relación, ser independiente no significa ser egoísta, sino saber actuar en conjunto para forjar sus propias ambiciones que terminan siendo un beneficio común.

No se conforma

Una mujer inteligente nunca se conforma con lo que ya tiene o puede tener, siempre busca más, tanto en posiciones laborales, como en metas personales. A veces puede tener problemas con los conformistas que se sienten superados pero en general, se agradece estar frente a una persona que siempre tiene algo nuevo que ofrecer.

Tienen buen sentido del humor

Una mujer inteligente tiene capacidad de reírse de las situaciones de la vida y de sí misma. Sin duda, el buen humor es una buena inversión. Las personas inteligentes siempre saben sacar el lado divertido de las cosas sin hacer que pierdan su debida seriedad. Esto también hace que sean muy atractivas como pareja, pues convertirán la vida en conjunto en todo un mundo más llevadero, en medio del caos.

Saben mantener una buena conversación

Una mujer inteligente tiene un amplio bagaje cultural que le permite hablar sobre casi cualquier tema. Sumándole su sentido del humor, cada vez que habla, logra hacer una conversación interesante y amena, lo cual resulta muy atractivo para los que están a su alrededor. No basta con verse bonita, hay que saber cómo lidiar con los temas que aquejan al mundo real.

Se aman tal y como son

Una mujer inteligente no necesita hacerse tantas cosas para lucir bella. No busca parecerse a nadie pues ante todo, abraza su autenticidad. Está consiente de que hasta sus defectos son los que conforman su propia identidad pero si algo pueden corregir de su actitud o persona, lo harán. Sin duda, el amor propio tiene una fuerza de atracción inexplicable que hace que muchas personas -no sólo hablando de pareja- busquen estar con ella.

Son empáticas

Una mujer inteligente es capaz de ponerse en el lugar de los demás, de modo que no les cuesta trabajo resolver conflictos, especialmente de convivencia. Es fácil sentirse atraído hacia una persona comprensiva y sensible. Esta característica ayuda a tener un amplio círculo social, con personas sinceras que vale la pena conservar.

Respetan y exigen libertad

Principio básico de la vida de toda persona. El respeto y la libertad son parte de las relaciones de una mujer inteligente. Esto le permite saber diferenciar los momentos en los que su compañero sentimental necesita espacio y cuándo ella misma necesita su propio tiempo. No hay necesidad de ser absorbente ni tampoco se vuelve dependiente del otro.  Una mujer inteligente que sabe poner límites y respetar al otro resulta muy atractiva para cualquier persona que quiera tener una relación sana.