Tu Vida

4 formas simples de limpiar tu energía y sentirte bien

A veces la mala vibra se estanca en tu mente y cuerpo provocando que tengas una baja de energía, ¡no lo permitas!

De vez en cuando nuestros pensamientos y sentimientos pueden agobiarnos o hacernos sentir mal lo cual puede provocar que nos sintamos con baja energía o de mal humor.

Esta baja se trata de una "mala energía"la cual está atorada y necesita salir. Por eso, para evitar bloqueos y desequilibrios existen 4 simples técnicas que te ayudarán a mantener tu energía en alto y libre de negatividad.

Convive con la naturaleza

No necesitas hacer complicados rituales o gastar en costosas terapias, basta con salir a caminar al parque o  pasar tiempo en la naturaleza para aliviar el estrés y regular tu sistema nervioso. Los árboles y las plantas junto a una respiración profunda nos ayudan a oxigenar nuestros órganos y músculos, de manera que nos relajamos para sacar el el estrés. Intenta caminar descalza para sentir una conexión especial mientras llenas tu mente de pensamientos positivos.

Muévete con mayor consciencia

Una de las mejores cosas que puedes hacer es mantenerte físicamente activo para eliminar todas esas tensiones y preocupaciones de la vida cotidiana.  Aprende a respirar profundamente y enfocar tu atención en las diferentes sensaciones que estás experimentando mientras te mueves. Visualiza la energía recorrer tus músculos y verás cómo mejorarás tu condición y disfrutarás del movimiento.

Abre tus oídos

Escucha música para relajarte, haz una playlist de sonidos relajantes o busca mantras que vayas repitiendo o visualizando en tu cabeza. El sonido es una vibración estimulante y tu voz es el vehículo natural para expresar cualquier sensación o emoción. Déjala fluir junto con tu respiración e interioriza con el sonido.

Respira profundamente

Si experimentas ansiedad o estas angustiada, lo mejor que puedes hacer es respirar con profundidad. Busca un lugar donde puedas sentarte tranquila por unos minutos en una posición cómoda, con los pies bien apoyados sobre el suelo y la espalda erguida pero sin tensión. Inhala por tu nariz y exhala por tu boca, siente como cada inhalación se convierte en exhalación. Realiza cinco inhalaciones y exhalaciones iniciales y deja que tu sistema nervioso se relaje. Luego deja de contar y permítete percibir todas las sensaciones del entrar y salir del aire en tu cuerpo.

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO