Tips para crear abundancia y prosperidad en tu vida

Cambia el switch. Aprende a ver lo que te rodea de una manera agradable para atraer buenas energías.

El año 2018 está a la vuelta de la esquina.  Muchas ya comenzamos a pensar en cómo será y qué cosas ¡ahora sí! podremos concretar. Sin embargo, más que un lamento, si te repites constantemente frases como "no tengo suerte en el trabajo" o “me va mal en el amor” generas una atracción de negatividad, alejándote de todo lo positivo.

La mayoría de las personas aún desconoce el gran magnetismo que tiene nuestra psiquis; la capacidad de atraer cosas y el hecho de que todo aquello que aceptamos en nuestra mente es real para nosotros (incluso aquellas cosas que no son verdad). Generalmente no nos hacemos cargo de que todo lo que tenemos en nuestra vida lo hemos pedido o permitido de una u otra forma, con propósitos conscientes o inconscientes y, saberlo, es una gran herramienta para sintonizar con la realidad que deseamos para co-crearla.

Las palabras crean pensamientos y realidades y, por tanto, a través de ellas podemos crear realidades beneficiosas o nocivas para nosotros. Si consideras que algo es verdad, el Universo te traerá experiencias que confirmen tu realidad, pues vives experiencias que ya tienes programadas. Es así como; “si yo pienso que mi trabajo es un lugar horrible, que me explotan, que me tratan mal y que tengo mala suerte, el Universo, obedientemente traerá para mí experiencias que validen ese pensamiento (que sintoniza a su vez con un sentimiento de malestar) una y otra vez”, explica Valeria Mandakovic, psicóloga y fundadora del Centro Alama (www.enfoquealama.com).

Frente a ello, conceptos como la abundancia toman especial importancia en términos laborales cuando llega el período de renovación de contratos, ajustes salariales o bien se vislumbran nuevos desafíos, de manera de revertir la situación de pesimismo en las que muchos caen. La abundancia se entiende como aquel estado en el cual “sientes que tienes todo lo que quieres. Un sentimiento activo, una emoción. La abundancia está en tu humor vibratorio, en tus emociones diarias. Es parte de tu integridad y está en tu mente, cuerpo y espíritu. Para alcanzarla debemos cambiar el switch, modificar nuestra forma de ver la realidad y relacionarnos con ella, pues eso que estemos sintiendo y pensando es un fiel reflejo de aquello que está en proceso de volverse realidad y, claramente, queremos vivir en una realidad agradable”, cuenta la experta.

En términos laborales, la abundancia no implica “tener cargas excesivas de labores y responsabilidades, sino tener el trabajo que queramos, en las condiciones que queramos, que llene nuestras expectativas y nos haga felices”, agrega.

En materia afectiva, ten pensamientos positivos sobre "cómo tener a alguien que nos ame, a quien amar y que nos genere alegría, satisfacción y todo aquello a lo que aspiremos en la vida en pareja”.

En salud, el concepto se aplica a alcanzar una excelente calidad de vida, salud física, mental, emocional, energética y espiritual.

De esta forma, la abundancia y prosperidad se relacionan con “abundancia de dinero y de bienes para estar bien y poder acceder a aquello que deseamos”, “abundancia de satisfacción en las relaciones” que va más allá de tener familias grandes y muchos amigos; sino con lo satisfactorios que sean estos vínculos. Finalmente, se relaciona también con los proyectos; con que siempre tengamos planes, ideas y propósitos a los cuales aspirar, por los cuales trabajar y esforzarnos porque nos generan motivación y nos permiten crecer permanentemente como personas.