Enfermera conmueve al cantar la canción favorita de su paciente terminal

El momento es desgarrador pero la acción de esta enfermera lo vale todo

A Margaret Smith, de 63 años, le dijeron que estaba demasiado enferma para soportar el trasplante de hígado que había estado esperando desde hace tiempo, pues el cáncer que padecía se había vuelto muy agresivo.

Fue trasladada de emergencia a un hospital en Nashville y el dolor era tal que tuvieron que administrarle una potente dosis de anestesia para dejar de sufrir. Sin embargo, no fue precisamente la anestesia la que frenó el dolor, sino la acción de Oliva Neufelder, una enfermera que permaneció a su lado mientras el efecto de la anestesia disipaba.

La enfermera se quedó junto a la cama para cantar la canción favorita de su paciente y es la misma que quiere en su funeral.

Olivia es enfermera en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee y en un intento por evitar que Margaret se sintiera asustada o desesperada, puso "Dancing In The Sky", tomó su mano y comenzó a cantar mientras otra enfermera administraba el medicamento.

El momento fue captado por Megan, la hija de Margaret, y a pesar de ser desgarrador, brinda tanto alivio y consuelo ver la labor de estas enfermeras. El video fue compartido en Facebook para que Olivia pudiera verlo. Ahora tiene 4,2 millones reproducciones y contando.

“No hay palabras para expresar nuestra deuda y el amor que sentimos por Olivia, a quien mi madre le llamó ‘un ángel’”, escribió Megan. “Te entregas a tus pacientes de una manera que jamás he visto y realmente eres un rayo de luz. Jamás podré agradecerte la compasión y el cariño que le diste a mi madre”.

A pesar de las lágrimas, Olivia se quedó con la paciente hasta el final e incluso hizo que cantara y que sonriera. La enfermera aclaró que recientemente había atravesado por la muerte de su abuela por lo que Margaret fue quien realmente le ayudó a ella.

“Fue un momento en el que no la vi como si solo fuera mi paciente. Pasé por una experiencia muy similar con mi abuela, a quien también le canté. Pero realmente ha sido Margaret quien me ayudó más a mi”.