"The Resort", el exclusivo complejo turístico que las personas curvilíneas amarán

Aquí nadie tendrá que preocuparse por mostrar su cuerpo en traje de baño

En una isla en las Bahamas, hay un pequeño complejo turístico que parece una utopía para las personas curvilíneas, un lugar donde pueden disfrutar de unas vacaciones en la playa sin preocuparse por sus cuerpos.

Se llama The Resort y fue creado hace dos años por James King quien abrió este refugio "seguro", con la idea de ver felices y tranquilas a las personas con sobrepeso, en traje de baño, tomando el sol o refrescándose en la piscina.

"En mi primer día trabajando en un centro turístico en Granada, una chica se sentó en una de la camilla y al pasar, todos en la playa se estaban riendo de ella. Al día siguiente estaba en mi oficina, y escuché gritos porque el propietario pretendía cobrarle a la mujer  $ 150 por haber destruido la propiedad del hotel", dijo King a la revista PEOPLE.

"Traté de convencer a los propietarios de que necesitábamos otros muebles además de que la camilla estaba hecha con plástico endeble, pero no les importó. Decidí que tenía que hacer algo ".

King se puso a trabajar en su idea de un paraíso para todos, por poco más de una década, hasta que por fin encontró la playa privada en Eleuthera, en las Bahamas. Aunque en un principio tuvo problemas para encontrar los muebles adecuados que soportaran cualquier peso o incidente (necesitaban soportar 1,500 libras), finalmente consiguió un fabricante exclusivo que hiciera realidad sus propios prototipos.

"Esperamos que estés tan emocionado como nosotros de haber elegido The Resort para tus vacaciones. Nuestro objetivo es tener un lugar especial donde puedas relajarte, descansar y pasar un momento de calidad siendo tú mismo. Sabemos que cuando regreses a casa no sentirás que necesita más vacaciones para recuperarte de las tuyas"

Las personas con problemas serios de peso tienen inseguridades y desafíos que el público en general nunca considera. Deshacerse de los kilos extra no es fácil para nadie y muchas veces se trata de algo más complejo que "sólo grasa" o "sólo dejar de comer". "Es difícil tener que ir a un lugar turístico y preguntarse si tendrán sillas en las que pueda sentarme o si la cama soportará mi peso o si entraré en la bañera", dijo Riley, una visitante del lugar.  "¿Te imaginas cómo se siente caminar por la playa y escuchar que la gente se refiera a ti como una ballena varada en la playa? Vivir como una persona de talla grande en un mundo tan crítico es estresante".

El lugar cuenta con diferentes actividades además de la piscina, pues también hay paseos en bote o kayak por la laguna. La estancia se cobra a grupos pues otro de los objetivos es que nadie se sienta solo.