Los estigmas de estar soltera y los prejuicios que debes dejar de hacerte

Para muchas solteras, la idea de no conseguir pareja puede ser una verdadera tortura

La sociedad nos ha obligado a relacionar el concepto de "felicidad" y "satisfacción" con tener una pareja. Por una lado, queremos ser esa mujer fuerte e independiente, emprendedora y empoderada que no necesita de nadie más que de sí misma y por otro, seguimos en el papel de la "doncella" que sueña con conocer a su príncipe azul para vivir "felices por siempre".  De cualquier forma, estar soltera sigue siendo una frase muy fuerte.

Pero muchas mujeres confunden lo que significa estar soltera. Para muchas, es un estatus del cual deben huir y se convierte en un tormentoso episodio de la vida cuando por más citas que tengan, nunca consiguen establecer una relación formal. Pensar que una está sola, que no tiene amigos o que nunca nadie se interesaría en ella es absurdo, pero seamos honestas, muchas lo hemos llegado a pensar. Ya sea porque acabas de terminar una relación, porque con nadie que conoces ha surgido algo más o simplemente porque no terminas entendiendo lo que quieres.

Sea como sea, si estás soltera, seguramente has tenido alguno de estos prejuicios en torno a tu "soledad". (y eso está pésimo). Nota: no generalizamos pero suele pasar. 

Dejar de asistir a eventos porque no tienes acompañante

Llega un punto de la vida en la que todos a tu alrededor parecen estar teniendo parejas estables  y tu no. Quizá sólo son ideas tuyas y todos están en la misma situación que tú, saltando de persona en persona. Como sea, es inevitable que en tu cabeza escuches la frase "Ay mírala, vino sola la pobre". ¡Deja de hacerlo! ¿te vas a perder la fiesta de tu amiga sólo porque vas sola? ¿Te da pena ir a la boda de tu prima porque no vas a ocupa tu boleto extra? Deja de hacerte ideas y diviértete. ¿Qué tal si conoces a alguien en dicho evento?

"¿Comer sola? ¡No porfavor!"

Esto suele pasarnos incluso con amigos. Somos seres sociables por naturaleza y por alguna razón nos incomoda mucho la idea de tener que sentarnos solas en una mesa a comer. Seguramente piensas que otros piensan que te dejaron plantada (porque obviamente todos relacionan un restaurante con un lugar de citas…not¿Qué más te da que te vean tragar esa ensalada sola? ¿Qué más te da estar en una mesa sin nadie con quien hablar? Noticia de última hora: hoy en día a nadie le importa otra cosa más que ver sus teléfonos en la mesa, no importa cuántas personas haya alrededor (triste pero cierto). Es más, piensa que todos están tan ocupados con sus platillos que no les importa si estás o no en tu mesa.

Dejar de ir al cine porque no tienes con quién

Cuando una está soltera, tiende a pensar que hay ciertos lugares a los que no puede ir porque es a donde todo mundo va en pareja. Es extraño pero cierto y el cine es uno de esos lugares. De niñas, solemos ir con nuestros padres o amiguitos, pero ir con la abuelita o la tía a estas alturas JAMÁS. Lo cierto es que, no debes dejar de ir a ver esa película de estreno que tanto habías esperado sólo porque nadie te va a invitar el boleto o porque no vas a tener sobre quién recostarte. Puedes ir al cine con tu mejor amiga, con tu hermano o con tu mamá. Es decir, nadie se ve las caras en la sala y nadie está preocupado por ver con quién vas o no. Hay algunas mujeres que afirman que ir al cine sola es una experiencia religiosa, ¡inténtalo!

No irte de viaje porque "necesitas" acompañante

Desperdiciar la oportunidad de viajar por estar esperando a ir con ese alguien especial es lo peor que puedes hacer. Los viajes son oportunidades únicas en la vida y a pesar de que a todas nos da miedo la idea de movernos solas por el mundo, es algo que tienes que vivir por lo menos una vez en tu vida. Sí, es bonito compartir el recorrido con alguien especial, pero a veces dejas de probar muchas cosas por estar acompañada (porque generalmente deben ajustarse al otro). Al igual que con el resto de los puntos, nadie está enfocado en ti y tu soledad. Así que mejor aprovecha la experiencia de viajar sola, hacer lo que quieras y conocer gente nueva que quizá no conocerías si vas en pareja.