Tiroteo en Las Vegas: Pareja que está esperando un hijo corrió para salvarlo

Valdo Panzera Jr. y su novia Megan Iannuzzi, quien está esperando un bebé, lograron sobrevivir

Tras el tiroteo en Las Vegas del pasado domingo durante un festival de música country, la ciudad se ha transformado de un escenario de diversión a uno de historias de sobrevivencia, como la de Valdo Panzera Jr. y su novia Megan Iannuzzi, quien está esperando un bebé.

Valdo, de North Haledon, asistió el pasado domingo al concierto en Las Vegas con Megan. Cuando los primeros disparos comenzaron a escucharse, él pensó que se trataba de juguetes para festividades, típicos en este tipo de eventos.

Oímos un ruido como el de las manos de aplausos, como las que se utilizan en la víspera de Año Nuevo. Fue una corta ráfaga como: 'pap, pap, pap, pap, pap, pap, pap"", declaró Panzera Jr.

Pero, entonces la iluminación del escenario se apagó. Las luces del campo se encendieron. Y una gran cantidad de personas aterrorizadas comenzaron a empujar a Valdo y a su novia embarazada.

"Me volteé hacia el hombre detrás de mí y le dije: 'Por favor, no la empujen, está embarazada, por favor no la presionen'… El tipo empezó a gritar: '¡Alto! ¡Dejen de empujar! ¡Dejen de empujar!"", aseguró Valdo.

Una noche de terror

Panzera contó que ella y su novia son amantes de la música country, por ello es que planearon con mucha anticipación ir al festival para escuchar a sus artistas favoritos. Pero, lo que tenía que ser una noche de diversión, se convirtió en una de terror.

Megan se volvió hacia mí y me dijo: 'Bebé, ¿qué fue eso?' – Yo le dije: No sé, ¿fuegos artificiales?' De repente se oyó de nuevo: 'Clap, clap, clap, clap"", contó el futuro papá.

Para la tercera ronda de fuego, ambos ya sabían lo que estaban escuchando.

La tercera ronda de balas, se escuchó: 'Bah! ¡Bah! ¡Bah!' y sentí la vibración. Le dije a Megan, '¡Abajo! ¡Abajo!' y literalmente nos tiramos al suelo y se seguía oyendo: 'Bah! ¡Bah! ¡Bah!"".

Cuando hubo una breve pausa en el fuego, Panzera e Iannuzzi trataron de alejarse como los demás que los empujaban.

Agarré a Megan de la mano, y le dije: 'Bebé, tenemos que huir. Vamos a hacer esto. Ella comenzó a decir el Ave María: 'Ave María llena eres de gracia'. Y yo seguí adelante con ella", contó Valdo.

La pareja logró salir del lugar y refugiarse en un hotel de la avenida principal, donde un gerente estaba dando refugio a los asistentes del concierto. Después, comenzaron a caminar hasta alejarse de la zona y pidieron un taxi para poder regresar a su casa.

Ahora, cuatro días después de lo sucedido, la pareja está tratando de regresar a su vida normal. "Estoy tan enamorado de mi hijo y él no está aquí todavía", concluyó Panzera Jr.