Todo lo que sabemos hasta ahora del rescate de la escuela Rébsamen

El caso que se ha vuelto una luz de esperanza para México.

Hasta hace unas horas se reportó que 32 niños y seis adultos murieron en el derrumbe de esta escuela. El saldo es preliminar pues aún hay personas bajo los escombros.

Este 20 de septiembre la esperanza se hizo presente cuando los rescatistas se pusieron en contacto con una niña, que más tarde trascendió, tiene 12 años y está abajo de una mesa de granito resistente.

José Luis Vergara, oficial mayor de la Secretaría de Marina, dijo al comunicador Carlos Loret de Mola que se han rescatado 14 niños y que esperar rescatar al menos, a cinco más, entre ellos la pequeña Frida.

500 elementos del Ejército y la Secretaría de Marina y 200 servidores de Protección Civil están trabajando para rescatar con vida a más pequeños, personal de limpieza y maestros que se encontraban en el lugar y no pudieron salir.

Autoridades del Ejército han dicho que para este rescate han usado un aparato que escanea el concreto y detecta movimiento. Es muy especializado ya que distingue entre objetos animados e inanimados, una vez que éste hace su trabajo, otro más pequeño ayuda a detallar el lugar en el que se encuentran personas atrapadas.

A las 23:32 horas, por unos minutos, se detuvieron las acciones de rescate por una réplica de sismo que causó gran miedo entre las personas. Mientras los rescatistas subían más polines al techo del edificio caído sonó una alarma que alertó de una réplica. Sin embargo, aunque se evacuó la zona, no se sintió movimiento telúrico alguno y se regresó al rescate de los menores atrapados.

La labor del rescate se ha complicado debido a que inicialmente se pensó que estaba en el piso tres, luego de trabajar en la remoción de escombros se ha descubierto que se podría encontrar en el segundo piso y su posición aún no es exacta.

La existencia de la niña atrapada bajo los escombros ha levantado teorías sobre su veracidad, es comprada con ‘Monchito’, un niño que presuntamente quedó atrapado en los escombros del sismo de 1985 y que nunca fue hallado.

Los padres de los pequeños han sido llamados por las autoridades, debido a que la escuela no tenía un registro de ninguna niña llamada Frida Sofía. El papel de los papás es determinante para identificar a los niños que están tratando de sacar.

Esperamos que, tras horas de arduo trabajo de la sociedad, del Ejército y los grupos de rescate, podamos ver a la pequeña y otros niños salir con vida, para recordarle a México que  tal y como lo dice uno de sus dichos más populares ‘la esperanza es lo último que muere’.