Fake news alert: La foto del bombero con alas no es del sismo del 19 de septiembre en México

Aunque se convirtió en un símbolo de esperanza, se trata de una fotografía vieja, que nada tiene que ver con México o el sismo

En momentos de catástrofe, es prácticamente automática la unión de los mexicanos que acuden a las calles a ayudar a quien lo necesite. Es una especie de sentimiento que quedó almacenado luego del terremoto que destruyó gran parte de la ciudad aquel 19 de septiembre pero de 1985.

A diferencia de hace 32 años, ahora existe una arma poderosa que, literalmente, ha logrado mover a un país entero: la tecnología móvil y las redes sociales.

A través de estos se ha dado un seguimiento más puntual sobre lo ocurrido, muchos lograron comunicarse con sus familiares a través de estos para reportarse e incluso hubo gente dentro de los escombros que fueron localizados gracias a esto. Sin embargo, el exceso de comunicación se convierte en un arma de doble filo ya que en cuestión de segundos, se divulgan noticias falsas, como una, supuestamente enviada por la ONU, alertando de un famoso “mega sismo” que causó alteración en muchas personas que lo compartieron.

Esto también ocurrió con la foto de un bombero bajando de su camión mientras un encuadre perfecto lo empareja con las alas de una estatua en el fondo. Aunque es una foto esperanzadora o que brinda calma y la creencia de que estos rescatistas son verdaderos "ángeles", se ha atribuido al terremoto del 19 de septiembre que azotó la zona centro de México, aunque en realidad es de una catástrofe en Perú.

Sí, es un bombero real realizando labores de rescate, se llama Carlos Schmitt. Pero el autor de la fotografía, Ricardo Cuba Zavala, la tomó durante un incendio en abril de 2016, en Las Malvinas, Perú.

Compartir esta foto no va a ocasionar ningún desastre ni tampoco va a entorpecer el movimiento de los brigadistas, pero no deja de ser un fake news y es la prueba más clara de cómo esto puede viralizarse y llevar información errónea o equivocada, en cuestión de segundos. sobre todo cuando las personas se encuentran en estado vulnerable o con las ganas de ver un rayo de esperanza en donde sea.

En momentos como este, es importante mantenerte informado.

No compartas información a menos que sea certera y verificada. Y mantente a salvo. Ayuda desde donde puedas, no insistas en salir a recorrer zonas del desastre para no entorpecer los labores de los rescatistas o poner tu vida en riesgo