¿Qué fue lo que causó el terremoto en el centro de México?

El terremoto que sacudió a la Ciudad de Mexico este 19 de septiembre tomó a todos por sorpresa, ¿y las alarmas?

Eran las 11:30 de la mañana cuando en la Ciudad de México se llevó a cabo el protocolo anual en conmemoración al sismo que la devastó en 1985. A las 13:14 horas, un terremoto real de magnitud 7.1 la volvió a sacudir como hace 32 años. 

Números edificios quedaron hechos polvo, dejando a miles de personas atrapadas entre los escombros y a una centena de muertos. El mayor impacto fue en la Ciudad de México así como en el estado de Morelos y Puebla.

Esto fue lo que pasó

El epicentro se ubicó en el límite entre los estados de Puebla y Morelos, a 120 kilómetros de la Ciudad de México, con una profundidad de 48 kilómetros y una duración de 20 segundos, aunque las ondas siguieron durante más tiempo, alcanzando hasta los dos minutos.

La sacudida, como ocurre en todos los grandes sismos, fue ocasionada por el movimiento de las placas tectónicas que se ubican a lo largo de la costa de México, se originó por el acercamiento de dos placas tectónicas, las de Cocos y del Caribe, los cuales tienden a moverse cerca de 7 centímetros por año.

El sismo más reciente se debe al movimiento de dos placas diferentes, según informa el Servicio Sismológico Nacional de México. El movimiento se originó por una flexión hacia abajo de la parte hundida de la placa de Cocos, directamente por el deslizamiento entre las placas.

Esto ocurre sólo once días después del mayor terremoto registrado en México en el último siglo, el cual tuvo una magnitud de 8.1 grados en la escala de Richter y fue a 640 kilómetros al sureste, en el mar. Por esto fue que las costas de Oaxaca, Chiapas, Veracruz y Tabasco sufrieron mayores estragos.

La Ciudad de México es sumamente vulnerable debido que el terreno en el que se encuentra edificada es suave y húmedo (recordemos que lo ocupaba un lago de grandes extensiones conocido como el lago de Texcoco). Por ello, el la sacudida se amplifica como si se tratase de una gelatina en un plato, o una liga que se estira una y otra vez. El sismo de 1985 fue aún más destructivo debido a la réplica que terminó por derrumbar los edificios dañados. Este sismo, acabó con los que quedaron de pie, a punto del colapso, desde el 85.

¿Por qué no sonó la alerta sísmica?

Desde hace unos años, la Ciudad de México cuenta con una alarma sísmica que está conectada a diferentes sensores ubicados en los estados de Guerrero y Michoacán. Esta está específicamente diseñada para advertir sobre sismos fuertes con epicentro en las costas del Pacífico y hasta el Istmo de Tehuantepec.

Sin embargo, el reciente terremoto tuvo su epicentro en los límites de Puebla y Morelos, a tan solo 120 kilómetros de la Ciudad de México. Esto provocó que el Sistema de Alerta Sísmica Mexicano detectara el movimiento ya que estaba ocurriendo. Por ello, la activación de la alerta símica se activó hasta que el movimiento sísmico ya tenía lugar en la Ciudad de México.

La alerta sísmica tiene un margen de 60 segundos cuando detecta un sismo proveniente de las costas del Pacífico, esto permite que el Sistema de Alerta Sísmica Mexicano, ubique las ondas sísmicas y así avisar con tiempo a la población para activar protocolos de seguridad pertinentes. El sismo del martes se registró pasando el límite.

Son ondas que viajan muy rápido, si el epicentro es muy cerca de la ciudad no da tiempo de avisar, es física no negligencia.

terremoto CDMX