Tu Vida

Estos son 5 hábitos extraños que sólo las mujeres inteligentes tienen

Una muestra de lo grandiosa que eres

Si eres de las personas que están despiertas hasta tarde, se preocupa en exceso por su futuro y nunca parece estar organizada… ¡Felicidades! Sin duda eres una mujer inteligente, y no lo digo yo, lo dice la ciencia.

Y aunque esta es una excelente noticia, también hay un lado… mmm… complicado de ser una mujer inteligente, por llamarlo de alguna manera, y tiene que ver con tus hábitos extraños. Quizá tú no los notes, pero es definitivo que los tienes.

¿Quieres identificarlos? Aquí te los presentamos.

1. Decir o escuchar chistes enfermizos

Una investigación de la Universidad de Viena indica que las personas aficionadas a los chistes enfermizos tienden a obtener mejores resultados en los test de inteligencia verbal y no verbal. Lo apoya la hipótesis de que el procesamiento cognitivo implica humor. ¿Adoras los chistes?

2. Desordenar el escritorio

En un experimento de la Universidad de Minnesota, las personas que trabajaban en un entorno desordenado tuvieron más ideas creativas que aquellas que laboraban en un espacio limpio. Así que seguro, aunque el intendente ordene tu escritorio, tú lo vuelves a desorganizar en minutos.

3. Hablar consigo misma

Sí, quizá hablar contigo misma mientras caminas sola por la calle es raro. Pero, investigadores de la Universidad de Wisconsin y de la de Pennsylvania, encontraron que las personas fueron más capaces de recordar una lista de elementos si se decían los nombres de los objetos en voz alta.

4. Bañarse con agua fría

Los autores de un estudio en Finlandia indican que la “adaptación al agua fría se asocia con una disminución significativa en la tensión y la fatiga, y una mejora en la función cerebral y la memoria”. Entonces, ahora ya sabes que este hábito es el que te da una ráfaga de energía.

5. Maldecir mucho (y por todo)

En 2014 una investigación reveló que las personas que maldicen con frecuencia son más propensas a tener un vocabulario más amplio y general que sus similares que no lo hacen. Puede que en tu oficina o casa no les guste mucho este hábito, pero es un reflejo de tu inteligencia.