Científicos desarrollan una píldora para que no te rompan el corazón

Si acabas de terminar con una relación que te dejó con el corazón hecho pedazos, esto es para ti

Cuando el amor se acaba, no hay nada peor que sentir el corazón hacerse pedazos; ese dolor de pecho que pasa por el estómago y recorre hasta los pies y que parece interminable.  El desamor ha sido inquilino de más de un corazón, es bastante resistente a marcharse y provoca más de una noche de insomnio.

Tras aplicar miles de intentos por curar este malestar, la ciencia por fin ha dado la solución perfecta ante todo mal: analgésicos

Ni helado ni Netflix

Y es que aunque muchas creemos que quedarse en cama, comiendo helado del bote y viendo chic flicks en Netflix es lo único que calmar el dolor, investigadores de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey aseguraron que todo lo que hay que hacer es abrir el el botiquín y zamparse un Tylenol.

Para determinar esto, los especialistas reunieron a un grupo de voluntarios para analizar los síntomas físicos causados por el corazón roto. Al escanear el cerebro a través de una resonancia magnética notaron que el área cerebral que se activa al experimentar el desamor, es la misma que cuando sentimos dolor físico al golpearnos o lastimarnos.

Y es que cuando estamos enamorados, el amor activa las mismas respuestas neurológicas que la cocaína a través de la producción de dopamina (hormona de la felicidad), mientras que el desamor es parecido a entrar en un periodo de abstinencia, inhibiendo la producción de dicha hormona y provocando los malestares anteriormente mencionados que se reflejan en lo físico.

Adiós al maldito vacío

Cuando "duele el corazón",  los músculos de nuestro sistema digestivo se encogen, provocando la sensación de vacío en el estómago, las vías respiratorias también se contraen, dificultando la respiración por lo que el ritmo cardiaco cambia al grado de sentir que se detiene el corazón.

Durante la investigación. los científicos descubrieron que el acetaminofén (compuesto activo del Tylenol), puede reducir la respuesta física y neuronal asociada con el dolor que provoca un rechazo amoroso. Por ello, los expertos sugieren que, al ser un dolor meramente físico, pastillas como el Tylenol ayudarán a eliminar síntomas físicos como dolor de pecho o dificultad para respirar y así olvidar al susodicho.