'Síndrome de la impostora': La razón por la que las mujeres no creen merecer el éxito

Es un fenómeno que se está expandiendo entre el género femenino cada vez más rápido.

Emma Watson dijo alguna vez: “A pesar del éxito, me he sentido una impostora en mi trabajo. Jamás he creído tener un talento”. Como ella, Natalie Portman, Renée Zellweger, Kate Winslet, y miles de mujeres más en el mundo sienten que no se merecen estar en la cima laboral.

Todas ellas padecen el 'síndrome de la impostora', un fenómeno que, aunque no es ampliamente conocido, se está expandiendo entre el género femenino cada vez más rápido. Éste genera que las mujeres exitosas sientan que no son aptas para desempeñar un trabajo en áreas tradicionalmente masculinas, por lo cual optan por trabajar más duro para tener derecho al reconocimiento.

En entrevista con nuevamujer.com, Estela Durán Mena, doctora en psicología y directora del Centro de Psicoterapia Breve e Hipnosis, indica que las mujeres con ‘síndrome de la impostora’ suelen pensar constantemente que en cualquier momento alguien va a descubrir que están usurpando un lugar que no se merecen o que en realidad no son lo suficientemente inteligentes.

Ellas no se dan el crédito, no lo reconocen. Piensan que el hecho de que hayan alcanzado el éxito se debe a una cuestión de suerte y no hay manera de que sientan que merecen la posición en la que se encuentran”, indica la doctora Durán.

¿Qué hay detrás del ‘síndrome de la impostora’?

El ‘síndrome de la impostora’ no aparece de la nada, de acuerdo con la doctora Estela las mujeres que lo padecen “casi siempre vienen de hogares machistas, en los que prácticamente les decían: ‘¿para qué estudias, si tú en cuanto te cases te vas a dedicar al hogar y a tus hijos?’ o ‘las damas no son para las oficinas’, entre otros similares”.

Al escuchar esos mensajes, las mujeres crean a nivel inconsciente decretos o lealtades mal entendidas con quien se los está diciendo. “Si a ellas su papá o su mamá les dijeron todo lo anterior, no pueden desafiarlos. Siempre van a querer, sin importar la edad que tengan, complacer a su figura de autoridad”, afirma la doctora en psicología Estela Durán.

Por su parte, la doctora en Humanidades y experta en Género y Comunicación, Coral Herrera, indica que es la cultura patriarcal la que inserta en la cabeza de las personas la idea de que las habilidades femeninas no tienen la misma importancia que las masculinas. “El ‘síndrome de la impostora’ tiene mucho ver con la idea de que los hombres lo hacen todo mejor”, explica.

Falta de autoestima y confianza

Todos los condicionantes antes mencionados, bajo los que son educadas las mujeres en su infancia y que se interiorizan en ellas a lo largo de su vida, son los que ocasionan, en gran medida, que su autoestima y confianza para poder desempeñar puestos típicamente desarrollados por los hombres sean débiles; y los que las pueden llevar a desarrollar el ‘síndrome de la impostora’.

Para las mujeres que sufren el ‘síndrome de la impostora’ la consecuencia más grave, desde la perspectiva de la doctora Durán, es que pierdan o abandonen el empleo por el que se han esforzado tanto y deseaban (al menos de manera consciente, aunque no inconsciente). Así mismo, el autosabotaje constante también es uno de los problemas a los que suelen enfrentarse.

¿Cómo reconocer este síndrome?  

Aunque el ‘síndrome de la impostora’ no es fácil de reconocer para las mujeres que lo padecen,  dado que es un problema del inconsciente, sí es posible que lo identifiquen. Para ello existen algunos “síntomas” a los que hay que poner atención: “La depresión y la ansiedad son dos de las primeras alertas de este fenómeno”, revela la directora del Centro de Psicoterapia Breve e Hipnosis.

El hecho de que una persona piense que algo está mal en su trabajo y que no pueda disfrutar de los halagos. Que en lugar de sentir felicidad por las felicitaciones, sienta ganas de llorar también son señales de que se tiene este síndrome”, agrega.

Sí tiene solución

La doctora Estela Durán, doctora en psicología y directora del Centro de Psicoterapia Breve e Hipnosis, indica que ‘el síndrome de la impostora’ sí tiene solución y que las mujeres que lo padecen sí pueden llegar a disfrutar del éxito que han ganado, aceptando que es algo que se merecen genuinamente.

Para solucionarlo es necesario que, una vez que una mujer se da cuenta de que lo padece, comience a trabajar inmediatamente en aumentar su autoestima. Lo ideal es que compare su autoevaluación  con las opiniones que terceras personas tienen de ella, comience a aceptar las felicitaciones y elogios, y enfrente sus temores. Si todo eso falla, puede acudir con un especialista.