Este hombre perdió a hijo pero las lecciones de vida que aprendió de él te harán reflexionar

Un decálogo de un padre a su pequeño que te hará atesorar a tus hijos (o a quien ames más)

Hace un año, el pequeño hijo de tres años de Richard Pringle, Hughie. murió repentinamente a causa de una hemorragia cerebral. "Tenía una condición cerebral desde que nació, pero lo estaba haciendo muy bien", dijo Richard al portal Mirror Online. "Había sólo un 5% de probabilidades que esto pasara, pero desafortunadamente pasó y no sobrevivió".

El Facebook de Pringle está lleno de fotos de Hughie, pero lo que llamó la atención fue una publicación que este hizo para su hijo y que hoy se ha viralizado. "él era gentil, cariñoso y amable", dijo Richard. "Hizo las cosas más aburridas algo divertido".

Con el corazón aún destrozado y el dolor que sólo un padre que ha perdido a su hijo puede conocer, decidió escribir un decálogo con las 10 lecciones que la muerte de su pequeño le dejó.

1. Nunca son demasiados besos ni demasiado amor

2. Siempre puedes tener tiempo. Deja lo que estás haciendo y juega, aunque sea por un minuto.Nada es tan importante que no pueda esperar.

3. Toma cuantas fotos y video te sea posible. Un día podría ser lo único que te quede

4. No gastes dinero, gasta tiempo. Lo que hagas importa más que lo que gastes.Brinca en los charcos, sal a caminar. Nada en el mar, haz un campamento y diviértete. Eso es todo lo que quieren. No me puedo acordar de lo que le compré a Hughie, solo me acuerdo de lo que hicimos.

5. Canta y canten juntos. Mis memorias más felices son de mi hijo cantando a mi lado en el auto. Hay muchas memorias en la música.

 

lecciones de vida

6.

6. Atesora las cosas simples. Las noches, las horas de dormir, los cuentos, las cenas juntos y los domingos en pijama. No dejes que esos momentos pasen desapercibidos.

7. Siempre despídete de beso de los que amas y si se te olvida, regrésate y hazlo. Nunca sabes si será la última vez que puedas hacerlo.

8. Haz de las cosas aburridas algo divertido. Las compras, los paseos en auto o por el centro comercial. Sean tontos, bromeen, ríanse, sonrían y disfrútense. La vida es muy corta como para no divertirte.

9. Ten una libreta donde escribas todo aquello que tus pequeños hacen para alegrar al mundo; las cosas divertidas que dicen y las cosas lindas que hacen. Te ayudará a recordar. Tendrás todas esas memorias escritas para siempre y cuando seas más grande vas a poder recordar y valorar cada momento como nunca.

10. Si tienes a tus hijos contigo para darles un beso de buenas noches, tener un desayuno, caminarlos a la escuela, verlos llegar a la universidad o casarse…eres bendecido. Nunca olvides eso.