Tu Vida

Esta modelo Playboy aprendió que subir de peso no es tan malo como todos lo pintan

Sarah Harris convirtió a su cuerpo en su peor enemigo al grado que tocó fondo

La modelo australiana de 23 años, Sarah Harris es conocida por mostrar su sensualidad en sesiones Playboy. Pero más allá de los conocidos desnudos de dicha edición, Harris se dedica a compartir fotografías en su cuenta de Instagram de sesiones especiales, sus entrenamientos y momentos comunes y corrientes de una chica sana que la hacen ser admirada no sólo por hombres sino por mujeres en todo el mundo.

Recientemente la modelo se sinceró frente a sus seguidores sobre sus inseguridades y el problema que ha sido para ella aceptar su cuerpo y llevar una vida saludable.

Harris podrá verse perfecta pero nadie le creería si dijera que para verse así subió de peso.

 

Una publicación compartida de Sarah Harris (@iamsarahharris) el 17 de Ago de 2017 a la(s) 1:31 PDT

 

Pero es cierto, el secreto detrás de su escultural cuerpo estuvo en ganar kilos…de forma saludable.

"Realmente pensé que era una gorda. Me miraba en el espejo y odiaba lo que veía. Si comía media barra de chocolate, corría al baño y me obligaba a vomitar. Todo esto vino de mis propias inseguridades y parejas que me llamaban grasosa y que agarraban mis "rollitos del amor". Me comparaban con las chicas que estaban delgadas. Durante 4 años o más, empecé a odiarme más y más y creía lo que estaban diciendo era verdad"

Una publicación compartida de Sarah Harris (@iamsarahharris) el 28 de Jul de 2017 a la(s) 10:45 PDT

Una lección para todas 

La búsqueda de Harris por un cuerpo perfecto consistió en seguir dietas estrictas e intensas sesiones de ejercicio que terminaban en comer muffins y barras de chocolate a escondidas de su pareja.

"Hacía cardio cinco veces a la semana pero aún tenía una relación tóxica con la comida", explicó. 

Sin embargo, Harris aprendió a adoptar un estilo mucho más saludable, con una rutina de ejercicios balanceada y una alimentación libre de dietas estrictas. Este cambio dio como resultado que su peso aumentara de 56 kg (123 libras), a 63 kg (139 libras), es decir que la modelo ganó peso sin engordar a través del aumento de muscular moderado.

Además, ahora Harris tiene a su lado una pareja que la apoya en vez de hacerla sentir menos. 

"Es importante tener el apoyo de al menos una persona para poder cambiar su mentalidad. Sé que es difícil, y es un largo camino pero realmente vale la pena al final. Todos estamos en nuestro propio viaje, todos en diferentes capítulos y si puedo influir sólo en uno de ustedes para cambiar su opinión sobre la comida, estoy feliz".

El movimiento body possitive (cuerpo positivo) ha entrado en un momento único: amar a tu cuerpo es una moda que llegó para quedarse. Las mujeres (y hombres) están luchando por hacer que los estereotipos de cuerpo perfecto dejen de ser una norma que hay que seguir para verse bien. y aunque las modelos curvy, como Ashley Graham y Tess Holliday, han creado nuevos estándares de modelaje e imagen, para muchos, la aceptación de la grasa corporal y las curvas sigue causando polémica.

¿La lección? Ama tu cuerpo sin importar cómo se vea una Kylie Jenner o una Ashley Graham. No necesitas verte como nadie más, sólo recuerda que debes aprender a mantenerte sana mental y físicamente, sea cual sea tu complexión.