Estudio revela que las mamás trabajadoras hacen el equivalente ¡a dos jornadas laborales!

¿Quién dijo que atender la casa era un trabajo fácil?

Por Karen Hernández

Ser mujer, madre y trabajadora nunca será una tarea fácil y tratar de balancear las tareas del hogar, la oficina y la vida de pronto se siente como hacer malabares en monociclo.

En la actualidad, son cada vez más las mujeres que son madres y empleadas de tiempo completo, prácticamente al mismo tiempo (sí, al mismo tiempo. ¿Cuántas no han tenido que atender a los hijos -aunque sea por teléfono- mientras están haciendo los pendientes de la oficina?). Según el Center for American Progress, “las mujeres ahora constituyen la mitad de todos los trabajadores en Estados Unidos, donde casi 4 de cada 10 hogares están constituidos por una madre trabajadora” (y la mayoría son latinas o de orígen afroamericano).

MÁS: “Todas somos buenas madres”: Carta de una mujer a los que critican a las que tienen hijos

Ser una madre que trabaja tiempo completo puede conducir a un exceso de cansancio y estrés debido a la atención dividida entre el trabajo y la familia y aunque muchos dirán que la clave está en organizarse y encontrar el equilibrio adecuado entre la profesión y la paternidad, en realidad no quita la cantidad de horas que una está dando toda su energía.

De acuerdo a un estudio realizado por la firma estadounidense Welch’s, la suma del tiempo que pasan las madres trabajadoras en la oficina y el que pasan haciendo ‘tareas domésticas’ en casa equivale en promedio, entre 98 y 100 horas a la semana, es decir ¡dos trabajos de tiempo completo! 

MÁS: Tener un bebé reduce la autoestima de una mujer hasta por tres años

Para determinar esto se encuestó a 2.000 mujeres estadounidenses con niños de entre 5 y 12 años sobre cómo era su día a día. Los resultados arrojaron que la mamá promedio se levanta alrededor de las 6:23 a.m. y de ahí no se detiene sino hasta cerca de las 8:30 p.m. 

Cuatro de cada 10 madres encuestadas dijeron que nunca sienten que temrinan y que sus vidas son una serie interminable de tareas durante toda la semana.

MÁS: ¿Tienes el síndrome de la madre agotada? Lee aquí y descúbrelo

Las tácticas de organización requieren de una gran habildiad entre las compras en el supermercado, la cocina, la limpieza y la gestión de un hogar y aunque parezca que no es nada y que es algo a lo que la mujer “está acostumbrada”, no está lejos de ser tan agotador ni prestigioso como armar presentaciones, tener junta con el jefe, cerrar tratos o pasar 10 horas detrás de un monitor en la oficina.