Tu Vida

Acusan a madre de "abuso" por someter a su bebé a una situación dolorosa

El video se viralizó y abrió el debate en torno a esta tradición

Por Karen Hernández

La gran mayoría del tiempo, el Internet nos ofrece un sin fin de situaciones de las que, como usuarios tras una pantalla, nos creemos jueces de la vida de los demás. En ocasiones, los trolls y haters, dedican su tiempo a acusar a hombres por ser “poco hombres”, a niños por ser “demasiado caprichosos” y a mujeres por ser “malas madres”.

Hablando de este último grupo, nisiquiera las famosas se han escapado de ser juzgadas (momshaming, como se conoce) pues en diferentes ocasiones las han criticado por cargar mal a sus hijos o por exponerlos en fotografías sugerentes.

MÁS: “Este no es el cuerpo del que te enamoraste”, carta de un cuerpo post-parto

Recientemente circuló un video por Internet que despertó opiniones divididas y mientras unos alegan que se trata de un caso de maltrato y abuso, otros dicen que es algo normal y que no hay que satanizarlo.

Se trata de una madre que decidió postear un video de la primera vez que llevó a su bebé a que le perforaran las orejas y así tener un par de las típicas arracadas de niña. Los usuarios quedaron sorprendidos ante la evidente angustia de la pequeña, quien estaba “sometida” por su madre y los expertos en perforación. Es sabido que la perforación de orejas es una tradición que siguen muchas familias, pero el rostro del bebé parece mostrar un montón de dolor y miedo.

Imagen foto_00000015

MÁS: Tener un bebé reduce la autoestima de una mujer hasta por tres años

El video, que fue publicado por el canal de YouTube “Crystal Vlogs & More”, ha recibido más de 1,708,000 visitas pero la descripción “La perforación de orejas de Riley, de cuatro meses y medio de edad. ¡Lo hizo bien! Sólo lloró durante unos 30 segundos. Ella es feliz y no recordarán el dolor”, terminó por ser criticado por muchos.

“¿Por qué harías eso? Pobre bebé estaba tan estresada…¡este abuso no debe permitirse!”, escribieron varios usuarios, mientras que otros decían que la bebé lloraba por el ruido y por no poder moverse.

MÁS: ¿Tienes el síndrome de la madre agotada? Lee aquí y descúbrelo

La situación abrió el debate sobre la seguridad y las implicaciones éticas que tiene la perforación de los oídos de los bebés, especialmente cuando no se toma en cuenta el dolor que pueden sufrir. Y claro, también el hecho de que no pueden decidir si lo quieren o no, aunque claro, el tema de la predisposición cultural hacer creer que lo mejor es hacerlo cuando el niño es cuestión aún es joven pues aseguran que sus lóbulos aún son muy suaves como para sentir dolor.

Lo cierto es que sí duele, aún cuando parezca que no lo manifiestan así pues la respuesta al dolor es inmadura y tarda a veces en llegar. Es decir, sienten dolor, pero tardan más que los niños más mayores en hacérnoslo ver.

MÁS: El lado B de la maternidad: lo que todas piensas y ninguna dice

Y más allá de si duele o no, si se asustó por el ruido o si fue un llanto por desesperación de soltarse, el debate también abrió la cuesitón de género y por qué la belleza y la definición de género debe depender de llevar o no pendientes.