Tener un bebé reduce la autoestima de una mujer hasta por tres años

Investigadores descubrieron que diversos factores pueden afectar a las nuevas madres.

Por redacción Nueva Mujer

La depresión en el embarazo o postparto afecta de 20 a 40% de las mujeres que viven en países de desarrollo, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por eso es que recientemente los médicos han decidido poner atención especial en la salud mental de las mujeres que acaban de dar a luz.

MÁS: Ser mamá joven es sinónimo de 'nini' para la OCDE

Además de depresión, investigadores de la University of Tilburg descubrieron que tener un bebé puede reducir la autoestima de las mujeres durante al menos tres años.

Para llegar a esta conclusión los psicólogos analizaron los datos recopilados de encuestas realizadas a 84.000 mujeres noruegas entre 1999 y 2008. Ellas completaron las preguntas en dos momentos durante su primer embarazo y en tres ocasiones después del nacimiento de su hijo, siendo los últimos 36 meses posteriores. Algunas de las participantes también contestaron las interrogantes antes y después del alumbramiento de su segundo, tercer y cuarto bebé. 

En su análisis los investigadores descubrieron que las mujeres experimentaron disminución en su autoestima durante sus embarazos, la cual aumento en los seis meses posteriores; pero, luego cayó una vez más y siguió reduciéndose. A los tres años de vida de su bebé, su amor propio todavía era muy inferior al que registraban cuando el experimento comenzó.

MÁS: Test: ¿Qué tipo de mamá eres y cuál es tu súper poder?

Debido a que en las encuestas no se recopilaron más años de datos, los investigadores no pudieron averiguar si la caída de la autoestima siguió, pero saben que no fue permanente porque las mujeres que participaron nuevamente durante su segundo embarazo habían regresado a su cantidad de autoestima "base".

Los investigadores indican que pueden haber varias razones para la disminución de la autoestima: los cambios físicos que se producen en el cuerpo, las hormonas desenfrenadas, el estrés por el desarrollo del bebé, las preocupaciones sobre su futuro y, más comúnmente, los problemas con la pareja.

MÁS: ¿Tienes el síndrome de la madre agotada? Lee aquí y descúbrelo

Sobre esta última causa, los investigadores se basan en que, en los últimos intervalos clave de las encuestas, se les pidió a las mujeres evaluar cómo estaban sus relaciones. Ellas señalaron que las cosas con su pareja estuvieron estables durante el embarazo, pero se complicaron justo después del nacimiento del bebé (esto ocurrió tanto con el primero como con los posteriores).

Si bien los investigadores indican que no todas las mujeres reportaron disminución de la autoestima, el hecho de que una gran parte sí, es un factor que los médicos deben considerar para cuidar la salud de sus pacientes.