5 trucos para ordenar y equilibrar tu vida según la filosofía japonesa

Si te deshaces de lo que no necesitas, abrirás nuevos caminos

Por Karen Hernández

Limpiar la habitación donde duermes, estudias o trabajas puede ser una tarea muy tediosa pero para la cultura japonesa, tiene un sentido muy terapéutico que podemos aprender.

De acuerdo con los japoneses, cada vez que limpiamos y tiramos la basura acumulada en la habitación, estamos depurando nuestro entorno, abriendo nuevos espacios para la mente y la vida.

        DESCUBRE MÁS

Marie Kondo, reconocida consultora organizacional en Japón, a través de su libro, The Life-Changing Magic of Tidying Up: The Japanese Art of Decluttering and Organizing,  explica diferentes formas en las que tenemos que depurar nuestro entorno, como tirar aquello que no nos hace feliz, aquello que bloquee entradas o el paso y lo práctico que evita que aprendamos.  Así, Kondo resume 5 lecciones que debemos aplicar para llegar a ese "nirvana de limpieza".

Ordena por categorías

Organizar tus cosas por lo que son ayudará a que visualices mejor tu espacio. Acomoda por libros, material de oficina o fotografías. Lo más recomendable es empezar con la ropa y dejar al último todo lo que tenga valor sentimental como fotos o cartas que te hayan regalado. Además, debes dividir tu ropa por secciones: camisetas, pantalones, vestidos, ropa interior hasta llegar a los accesorios.

Respeta tus pertenencias

Parece loco pero imagina que tus pantalones o libros tienen sentimientos, por lo que no debes dejarlos tirados o desordenados en cualquier parte.

Guarda sólo lo que te da alegría

Muchas veces sólo acumulamos cosas sin pensar si realmente nos sirven por lo que es importante tomarse el tiempo para analizar cada objeto que estamos levantando, Piensa si te hace feliz y si el verlo constantemente o en el futuro te traerá bienestar, de lo contrario deséchalo.

Ten presente el pasado pero no te aferres a él

El pasado nos sirve para aprender pero de nada sirve si no nos deja avanzar así que es necesario deshacerno de todo aquello que ya no funciona o no nos hace felices. Haz un espacio para tus fotos pero sólo deja a la vista aquellas que te hagan sonreir o donde aparezcan personas que amas y te aman.

Todo a la vista y ahorra espacio

Evita comprar muebles donde puedas almacenar cosas dentro de ellos. Trata de tener todo a la vista y sé práctica al momento de acomodar de modo que puedas encontrar todo fácilmente y sin necesidad de ocupar mucho espacio. Lo que sí se vale es usar objetos cotidianos para guardar nuestras cosas, como cajas de zapatos o envases (un poco de filosofía do it yourself)