Todos

Cosas que una dama de boda jamás debe hacer

Parece algo obvio, pero sin duda hay que tenerlo en cuenta. No hay que olvidar que siempre hay mucho estrés en la organización de una boda

Por Melissa Lara*

Ser dama de boda es todo un honor, pero semejante nombramiento también lleva consigo un sinfín de responsabilidades y tareas que debes llevar a cabo. De igual modo, existen distintos mandamientos que, si los pones en práctica, te darán el premio a la perfección. Para que no tengas ni un sola duda de cómo ser una dama con las mejores cualidades, a continuación te contamos cuáles son las 6 cosas básicas que NUNCA debes hacer. ¡Toma nota!

DESCUBRE MÁS

 

1. Quejarte del vestido que elija la novia para ti
Entendemos que no siempre son los diseños que hubieras soñado, pero recuerda que es su boda y que, por esa simple razón, debes acoplarte al estilo que ella quiera (sea cual sea). Seguro el vestido no será tu favorito, pero tampoco te pongas en un plan negativo o mega crítico con respecto a él. Recuerda que parte de tu tarea es hacer que la novia se sienta muy cómoda con todos los preparativos, así que ahórrate el enojo y mejor pon tu mejor actitud para que luzcas guapísima.

2. Criticar las decisiones de la novia

¡Es su boda! Seguro tú lo harías diferente, con distintos colores o decoraciones, música o en una locación fuera de serie, pero debes entender que la novia es la que manda y tú debes apoyarla en las decisiones que tome. Si empiezas a criticar todo lo que haga, lo más seguro es que todas te tachen de tener muy mala vibra, y en el peor de los casos, la novia puede prescindir de tus servicios como dama de boda. Ve con la corriente y trata de apreciar lo positivo de cada fase de tan linda boda. Algún día te tocará a ti y desearás que tus damas hagan lo mismo. 

3. Perderte las fechas importantes
¡No no! Seguro no todas las reuniones entra en tu agenda, pero debes hacer un espacio para cumplir con tus tareas de dama de boda. Por nada del mundo te olvides de irte a tomar las medidas para tu vestido, faltar al ensayo para la ceremonia religiosa, declararte enferma para las pláticas previas al gran día o ser impuntual el día de la boda. Lo ideal es que cumplas con todo y que, en la medida de lo posible, seas la mejor compañía para la novia.

4. Ignorar a la novia
Toma en cuenta que una boda es, sin duda, uno de los eventos más importantes de casi todas las chicas. Precisamente por eso, es vital que le pongas la atención necesaria a la novia. Por nada del mundo trates de ignorarla o de hacerla sentir mal; al contrario pon tu mejor esfuerzo para que se sienta muy atendida y escuchada. Todas las novias quieren ser el centro de atención (tú también querrás lo mismo), así que no te portes grosera con ella: contéstale los mensajes, ayúdala cuando te necesite y recuérdale todos los días que su boda será la mejor. También es muy importante que conozcas las 8 cosas que toda novia debe decirle a sus damas antes del gran día.

5. Dejarte llevar por el alcohol
Sabemos que en la boda tienes que divertirte, pero recuerda que ¡todavía no acaba tu papel como dama! No queremos convencerte de que te olvides completamente del alcohol, pero sí que permanezcas en tus cinco sentidos por si la novia necesita algo. Además, al ser un día tan importante para ella, seguro que querrás recordar cada detalle del mismo: fotos, conversacions, bailes, etc. Diviértete, pero tampoco abuses de los cocktails.

6. Hablar mal de la novia
¿Tu amiga es una ‘bridezilla’? Entendemos que puede ser un poco pesado, pero por nada del mundo te pongas a hablar mal de ella. Recuerda que hay muchas cosas en juego cuando se planea una boda, así que debes estar con muy buena disposición en las buenas y, sobre todo, en las malas. En vez de quejarte de su actitud, lo que te podemos recomendar es que brindes tu ayuda para que se sienta comprendida, apoyada y animada en todo momento. ¡Te lo agradecerá muchísimo!

 Imagen foto_00000002