Puerto Rico

Lo que debes saber sobre el clítoris para encontrarlo y disfrutarlo

Todas las mujeres tienen clítoris. Sin embargo, para algunas parece ser un tesoro escondido que nunca han visto y ni siquiera han tocado.

Por: Lilly Rivera

Go! Healthy PR

¿Y si te dijéramos que el clítoris es un órgano sexual eréctil, cuya única función es producir placer sexual y orgasmos, y, que puedes disfrutarlo sola o en pareja, directa o indirectamente, cuantas veces quieras y a cualquier edad porque siempre mantiene su funcionalidad?

Imagen foto_00000016

Dibujo: Go! Healthy PR

El clítoris está localizado en la parte superior de los labios menores de la vulva, cerca de la entrada de la vagina y se extiende hacia adentro del cuerpo alcanzando un tamaño promedio de 5 a 7 centímetros.

La parte visible del clítoris, se llama glande (punto rojo en el dibujo), parece un pene pequeño. Su tamaño varía de mujer en mujer. Cuando la mujer está excitada su clítoris se endurece y agranda, luego del orgasmo o exitación regresa a su tamaño normal.

El clítoris es súper sensitivo, tiene más de 8 mil terminaciones nerviosas por lo que requiere tocarse con mucha delicadeza. La sensibilidad del clítoris continúa hasta que la mujer deja de existir.

¿Te atreverías a mirarte desnuda con las piernas abiertas frente a un espejo para encontrar tu fascinante clítoris y tocarlo o apretarlo con movimientos suaves de lado a lado con el dedo del corazón, hasta dar con la estimulación sexual que te lleve a experimentar un orgasmo? Recuerda, que cada mujer es particular, la práctica te llevará a descubrir tu forma favorita de estimular tu clítoris.

Apoderamiento

Hay que explorarse y tocarse. Saber qué te gusta y qué no, y decirlo. ¿qué sabe la otra persona de lo que te gusta, si tu misma no lo sabes?

Go! Healthy PR conversa con la doctora Alicia Fernández, sexóloga y directora de la Clínica de Sexualidad Humana del Instituto de Servicios Educativos y Psicológicos de Puerto Rico (ISEP), Inc. en Carolina, Puerto Rico, para ayudarte apoderarte de tu sexualidad.

“El hombre no pauta tu placer. A mi me puede gustar algo pero cómo tu lo haces puede ser que no me guste y yo te tengo que enseñar cómo es. Me tocas aquí, pero, tócame suave. El toque de la genitalia de la mujer es muy importante para sentir placer sexual. Los hombres tienen que aprender a tocar a las mujeres. Hay hombres que se creen que están sacando batata, meten esos dedos que a veces son tan ásperos y tu brincas pa’atrás”, dice la experta en sexualidad humana.

Fernández explica que por lo general los hombres tienden a ser mecánicos, lo que representa un problema para las mujeres de cualquier edad porque si la mujer no se excita, no lubrica, y va a ser doloroso el coito sexual.

“Al hombre hay que enseñarle en dónde está el clítoris. Ellos piensan que la penetración es lo que hace más feliz a la mujer. En la cultura latina, puertorriqueña lo que reina es el coitocentrismo. Y la penetración no es lo único que da placer. La sexualidad no coital es tan placentera como la penetración sexual”, dice la sexóloga.

Diferencia entre sexo y sexualidad

“Sexo es con lo que tú naces, si traes vagina eres nena, si traes pene eres nene”, explica Fernández.

La sexualidad es parte integral del desarrollo humano. “Son dimensiones biológicas, psicológicas, socioculturales, espirituales y legales, por eso la sexualidad varía de ser humano en ser humano. Nacimos seres sexuales incluso cinco minutos antes de morir los seres humanos sienten deseo sexual”, dice la doctora Fernández.

La sexualidad tiene tres funciones principales:

La erótica – “Desde pequeños sentimos placer desde la barriga de la madre”, dice la sexóloga. De acuerdo con Fernández, el erotismo dura toda la vida. Es la función por la cual empezamos nuestro encuentro íntimo con la sexualidad. Se manifiesta en todas nuestras etapas de desarrollo.

La reproductiva – Es la que más se trabaja o se discute. En Puerto Rico es la única que se enfoca y según explica la sexóloga, deja una falta de educación sexual en los puertorriqueños que entre posibles problemas prevenibles de conducta sexual puede traer consigo infelicidad. La etapa reproductiva de la mujer tiene fin, pero el placer sexual no.

La comunicación sexual – “Tiene que ser de palabra y acción, de parte y parte”, dice la sexóloga.

Es explorar que le gusta a cada cual. “Yo me conozco, yo conozco mi sexualidad, mis áreas erógenas, yo conozco lo que me gusta como mujer, yo me he tocado mis puntos erógenos, me he tocado mi clítoris, mi vagina, yo se cómo respondo, dónde me gusta que me toquen y dónde no. La otra pareja mía, se supone que también se conozca. Porque no es que nadie me lo venga a enseñar a mí”, recalca Fernández.

Instrumentos que pueden ayudar a avivar tu sexualidad:

1. Estimulador del clítoris

Imagen foto_00000017Go! Healthy PR

El estimulador de clítoris se coloca en un dedo de la mano como una sortija, luego se toca el clítoris, la vibración del juguete sexual provoca orgasmos con mayor rapidez en algunas mujeres. Vienen diferentes modelos a escoger, se recomienda consultar a un profesional de la salud sexual para orientación sobre el más apropiado.

 

2. Extensores

Imagen foto_00000018Go! Healthy PR

Algunas mujeres tienen las paredes de la vagina pegadas y “hay que abrir esas paredes” pues eso les causa incomodidad o dolor durante el coito. “Hay que medir niveles hormonales, cuánto lubrica, a veces no quieren tocarse o no se atreven. Para eso hay unos instrumentos (extensores) para ayudar a expandir esas paredes”, dice Fernández.

La sexóloga explica que primero refiere a la persona a un especialista en ginecología para la debida evaluación y tratamiento que puede incluir fármacos, terapia sexual o el uso de extensores para ayudar a que la mujer expanda su pared vaginal poco a poco y eventualmente pueda disfrutar el coito sin dolor.

Los extensores vienen de diferentes tamaños y grosores, se van usando gradualmente de acuerdo a la necesidad de la mujer.

 

3. Columpio

Imagen foto_00000019Dra. Alicia Fernández, sexóloga. / Foto: Go! Healthy PR

El columpio se cuelga del techo con el asiento al alcance del hombre estando de pie y a la altura de su pene, la pareja se sienta en las dos bandas del columpio. Ocurre penetración sexual y se disfruta el acto con ayuda del vaivén del columpio.

A cualquier edad se aprende de todo sobre el acto sexual. Un terapeuta sexual puede ayudarte a conocer y manejar felizmente tu sexualidad.

 

TE RECOMENDAMOS EN VÍDEO:

SexualMente: El juego de poder en las relaciones ¿es bueno o malo?