"Hablar abiertamente de sexo no es un pecado": July Ruiz

La sexóloga de nuestra revista Nueva Mujer, July Ruiz, detalla sobre cómo es su rol y cómo le cambió la vida al explorar todos los temas íntimos de la sexualidad.

Por Gabriela Vaca Jaramillo

La guayaquileña July Ruiz, de 38 años, abordó sobre como es su rol de sexóloga y el cambio que experimentó su vida y el de sus pacientes al hablar de todos lo que tiene que ver con la intimidad sexual y espiritual.

Dice que siempre le llamó la atención todos los temas que tienen que ver con la intimidad, sexualidad, deseo y erotismo pero nunca tuvo información suficiente al respecto, de hecho cuando llegó su periodo menstrual recuerda que nadie le habló del tema ya que creció en una familia con hermanos varones.

Cuando se divorció, hace ocho años, pasó por una etapa crítica emocionalmente. "Fue muy doloroso porque mi exesposo me dijo algo muy fuerte respecto a nuestra intimidad haciéndome pensar que yo no servía o le costaba estar conmigo", cuenta. Es así que marca un punto de inicio para que su aplicar el aprendizaje de Coaching Ontológico en la sexología.

El sexólogo Ezequiel López compartió con Ruiz varios artículos que ella consideró interesantes y creció su deseo por aprender más sobre sexualidad por lo que hizo un diplomado internacional de esto en la Universidad CES de Medellín. "Me enamoré de todo lo que aprendí porque analizábamos el cuerpo humano, el sexo, y temas que no se hablan abiertamente en pareja", comenta

July no se limitó a abordar sus conocimientos sólo como algo físico sino que complementó con los aspectos espirituales y conoció a la mexicana Suari, maestra en Sexualidad Sagrada y Empoderamiento Femenino, quien le dotó de nuevos aportes con los que Ruiz señala "le cambió toda su percepción que tenía de la sexualidad".

"Ella hablaba mucho del tema del cuerpo, del tantra, de la masturbación y todas las conexiones de ello. Así empecé mi masterado en la Universidad Nebrija de Madrid, donde me especialicé en terapias de sexualidad en pareja. A la par, en mi formación también abordamos el pensum con sapiencias de psicología", expone.

DESCUBRE MÁS:

 

Tras este proceso de formación, July empezó a dar terapias de pareja para insertarlos a hablar del sexo sin tabúes. También se vio influenciada por el trabajo de María Alexandra Proaño, psicóloga clínica, fundadora de la Tienda Roja, el primer centro integral para las mujeres en Quito donde se hacen terapias que se basan en la conexión sagrada con el cuerpo y la sabiduría como mujer.

"Por ejemplo, he tenido pacientes que me comentan problemas de disfunción eréctil y mi recomendación inicial es primero descartar con el respectivo médico si se trata de algo físico y luego yo me encargo de trabajar junto a ellos la parte emocional. Así mismo hay mujeres que no se sienten deseadas y me comentan sus casos por lo que mi meta es lograr que se empoderen en este sentido.

Hay algo muy evidente en los tratamientos, pues de 10 pacientes, 9 tienen sus trabas en su niñez porque no hablamos de educación sexual con los padres. Es difícil escuchar a un adolescente contarle a su padre de sus erecciones o deseos sexuales y por ende la cadena de la desinformación aumenta desde la casa. No es ningún pecado hablar de estos temas, que seamos hipócritas o juzguemos es muy diferente pero hay que entender que esto es parte de nuestra vida, de nuestro organismo, de nuestro cuerpo.

Por ejemplo cuando me preguntan si es malo el sadomasoquismo yo te digo que no porque si a la pareja le gusta no existe ningún tipo de problema, sin embargo, en esta sociedad, muy cerrada en sus concepciones, se sataniza todos los temas de placer. Hay que entender que todo es válido si la pareja está de acuerdo en experimentar.