Placeres culposos -no tan culposos- que las mujeres amamos hacer

Por más vergonzosos o extraños que sean nuestros placeres, nos encanta hacerlos.

Por Karen Hernández

Todas tenemos esos pequeños grandes placeres que nos encanta hacer cuando llegamos a casa, después de un largo día en la escuela o en la oficina. Es ese momento de satisfacción cuando tenemos casa sola y podemos hacer lo que queramos sin que los hijos estén gritando por ahí o que la suegra, el marido o los amigos irrumpan con nuestro espacio zen. 

        DESCUBRE MÁS

 

Por más vergonzosos que sean estos placeres, son nuestros pequeños momentos de "debilidad" que nos hacen sentir bien y que sin importar qué, seguimos haciéndolos por el bien de nuestra salud mental.

Por eso queridas socias, aquí les traemos esta serie de ilustraciones inspiradas en esas situaciones y seguro que se identificarán con alguna de ellas (después de todo ustedes contribuyeron en esta nota con sus confesiones).

Imagen foto_00000005

 

Imagen foto_00000006Por si no recuerdan la escena, hagan click aquí y seguro reirán mientras recuerdan las veces que han hecho algo así-

Imagen foto_00000003

Imagen foto_00000002

Imagen foto_00000004

 

Imagen foto_00000001

 Imagen foto_00000010

 

Imagen foto_00000011

Imagen foto_00000009

Imagen foto_00000008

 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram