¿Por qué no soy feliz? Cosas que podrían estar impidiendo tu felicidad

A veces tenemos la idea errónea de que vamos a poder ser felices cuando lleguemos a un objetivo específico. La realidad es que la felicidad es mucho más que eso

Por Mayte Prida*

La felicidad es un estado mental. No es el resultado de las cosas que tenemos y mucho menos de lo que poseemos. Es una actitud mental y una manera de vivir la vida.

La felicidad no es un destino final, sino que son varios trayectos que aparecen a lo largo de nuestras vidas. Depende de nosotros el ser felices o no.

DESCUBRE MÁS

 

La felicidad es un derecho divino para todos los seres humanos. No es una condición selectiva para algunos cuantos. Todos, desde el momento en que llegamos a habitar este plano de luz llamado Tierra, tenemos el derecho a ser felices, simplemente tenemos que crear conciencia de ello y permitirnos llegar a serlo.

Como la felicidad es un estado mental, por eso es que podemos entrenarnos para vivir en ese estado frecuentemente pues requiere el mismo esfuerzo que cualquier otra cosa que deseemos aprender. Pero para alcanzarla, no debemos permitir que determinados factores externos nos impidan llegar a ella.

Todos atravesamos por momentos difíciles, tristes, o solos a lo largo de nuestra vida. Pero es la actitud que nosotros tomemos ante estos momentos lo que nos va a permitir o no seguir viviendo felices.

Muchas veces la gente tiene el concepto erróneo de que va a "poder' ser feliz algún día, ya sea cuando tenga el trabajo ideal, la pareja perfecta, la casa de sus sueños, las cuentas bancarias grandes, etc. etc. Y no toman conciencia de que lo único certero que tenemos en la vida es el momento presente. Por mucho que pospongamos nuestra felicidad para cuando se alineen las condiciones necesarias, un tenemos la certeza de que para ese momento sigamos con vida o peor aún, que estemos sanos para disfrutar ese tiempo. Por eso es fundamental comprender que la felicidad consta de muchos instantes y momentos, y que es parte de un trayecto maravilloso y lleno de oportunidades, pero nunca es un destino final.

Para vivir momentos felices hay varios factores externos con los que nos podemos ayudar. Por ejemplo, compartiendo tiempo con los amigos, trabajando en lo que nos gusta, apreciando la simplicidad de la vida, admirando un bello paisaje, sonriendo con el reír de los niños, etc.., pero de nada nos va a servir todo eso si es que no tenemos una actitud optimista y positiva ante la vida.

Al generar estados mentales positivos, físicamente nuestro cerebro comienza a activar las áreas encargadas de producir hormonas que nos hacen sentir felices, alegres y contentos. Si lo practicamos todos los días, es mucho más fácil que vivamos felices. Solamente recuerden que la felicidad es nuestro derecho divino.

*Mayte Prida es presentadora de televisión y radio en los Estados Unidos; Autora de varios libros de superación personal y conferencista. De acuerdo a la revista People en español, es una de las 25 latinas más influyentes en los Estados Unidos.