¿Por qué no necesitamos un príncipe azul?

Todas tenemos la capacidad de ser feliz sin la necesidad de estar con un hombre. Incluso, él es solo una de las personas con las que podemos compartir nuestra felicidad.

Columna de opinión escrita por Jessica Lee*

El príncipe rescató y besó a la princesa y vivieron felices para siempre, ¿hemos escuchado este final, verdad? ¿Qué tal si no necesitamos un príncipe que nos rescaté y luego nos bese para poder ser felices?

Desde que somos niñas la sociedad y las películas nos han hecho creer que tenemos que esperar al príncipe azul. Ese príncipe que si no llegase, no podríamos despertar y vivir. Sin embargo, es un pensamiento erróneo. Nuestra felicidad no depende de segundas ni terceras personas sino de nosotras mismas.

       DESCUBRE MÁS:

 

Una vez leí un proverbio que decía: “la felicidad se pinta en plural, pero es singular”. Esta frase es cierta porque cuando buscamos a alguien o queremos compartir con esa persona, lo hacemos con el único propósito de complementar nuestra alegría. Tanto así que debemos aprender primeramente a amarnos a nosotras mismas antes de intentar querer a alguien. Es decir, poder disfrutar de tu propia compañía y tener una cita en algún lugar bonito contigo misma. Quizás ir a cenar, leer un libro o simplemente hacer lo que te apasiona.

Tenemos que tener el valor y el ímpetu de escoger o decidir por nosotras, y no hacerlo para complacer a otros. Somos mujeres libres e independientes y nuestra felicidad depende de lo que creemos y creamos en nuestra mente.

Recuerdo que en mi primer año universitario salí con una amiga a comer y cuando compramos los alimentos nos detuvimos en el estacionamiento para ingerirlos. Por un instante me quedé observando el lujoso penthouse de un condominio. Luego le dije a mi amiga: “Ese va a ser mi apartamento cuando me case con un doctor” y ella me contestó estas simples palabras: “Jessica, tú vas a terminar de estudiar y vas a trabajar duro para tener lo que quieras por ti misma y por tu esfuerzo”. Ya han pasado casi 5 años desde ese momento y todavía lo recuerdo como si hubiera sucedido ayer. Esas palabras tocaron mi corazón.

¿Por qué tenemos que pensar que necesitamos estar casadas o estar con alguien pudiente para obtener algo que queremos? Todo ser humano tiene la capacidad para hacer todo lo que se proponga, solo necesitamos creer en nosotras. Tendrás personas que comenzarán contigo, pero al terminar te darás cuenta de que nunca formaron parte de tu camino.

Así que no pienses en lo que no tienes sino en lo que has alcanzado y lo que podrás alcanzar. Mírate, sonríe y continua tu camino sola o acompañada, pero hazlo por ti y no por nadie más. Eso sí, nunca olvides amar, reír y gozar ante cualquier situación que te presente la vida porque de eso se trata, de vivir sin instrucciones y, por supuesto, sin la necesidad de encontrar un príncipe azul.

*Jessica Lee, graduada de periodismo de la Universidad del Sagrado Corazón, ha colaborado con distintos rotativos del País, como la revista Buena Mesa. Motivadora por naturaleza y apasionada por los idiomas.