6 cosas que sólo le decimos a nuestras mejores amigas (y son asquerosas o raras)

Sólo las verdaderas amigas entenderán la importancia de estos rituales.

Por Andrea Sánchez

Dicen por ahí que los amigos son los hermanos por elección. Son seres que a los que les entregamos parte de nuestra vida. Saben cosas que nadie más conoce. Nos han visto enamoradas, enojadas, destruidas y bueno, nos han visto de casi cualquier estado de ánimo. Hay cosas que sólo compartiríamos con ellas; aunque no lo aceptemos, hay cosas que sólo ellas saben.

Con una amiga puedes hablar de heces y orina. Sí, suena asqueroso, pero es un tema del cual no tememos hablar. Por ejemplo, cuando viajamos con nuestra pareja pareciera que nunca vamos al baño o tenemos necesidades, pero cuando salimos con una amiga podemos decir que queremos ir al baño o que algo nos cayó mal sin vergüenza alguna.

via GIPHY

Aunque no se trate de secretos de Estado, a una amiga se le confían nuestros más grandes anhelos y deseos. Para los demás puede que el chico que te gusta sea sólo eso, un gusto, pero para tu mejor amiga es el hombre que podría cambiarte la vida porque te conoce y sabe que este es el bueno. Ella sabe cómo cuándo y dónde te llegó el amor.

via GIPHY

DESCUBRE MÁS:

A las mujeres también nos gusta hablar de sexo, posiciones y por qué no, tamaño del miembro de nuestras parejas sexuales. Una verdadera amiga sabe información que créanme, ningún hombre desea que se sepa.

via GIPHY

A una amiga de verdad podemos confiarle TODO de nosotras, como esa infección vaginal que nos aquejó meses atrás o la bolitas raras que encontramos en nuestra última auto exploración. Aunque no nos dará soluciones, nos hace sentir más tranquilas.

via GIPHY

A las mujeres nos preocupa más de lo que piensas el futuro, qué haremos con nuestras vidas, qué vamos a hacer cuando nos jubilemos. La familia, la seguridad y el porvenir. Todos esos temas que tanto nos abruman sólo serán comprendidos por nuestras amigas de verdad.

via GIPHY

Todas, absolutamente todas, hemos tenido malo pensamientos sobre una persona o situación y nos censuramos porque socialmente no está bien visto estar a favor o en contra. Con una amiga real puedes ser tan mala como quieras y no te juzgará, si son almas gemelas es probable que comparta contigo un poco de maldad.