Las 12 leyes del karma según el budismo para vivir en armonía

De acuerdo a la filosofía budista, no se trata de temer el castigo de una divinidad, se trata de explorar en nosotros mismos para vivir en paz y armonía.

Por Andrea Sánchez

Seguro en más de una ocasión has escuchado hablar del karma, pero ¿qué es? ¿con qué se come? Tranquila hoy te vamos a contar más de él y de sus leyes. El karma surge a partir de la filosofía budista que se basa en una serie de enseñanzas que tienen como base la meditación, el trabajo diario y la transformación personal.

El karma supone que todo en la vida es producto de las causas y efectos y que a toda reacción vendrá una reacción. Así, el budismo os hace responsables del cuerpo y el alma que tenemos. De acuerdo con el Dr. Douglas Baker: "Cuando alguien actúa, lo hace desde el interior; actúa con un mayor o menor grado de gasto de energía, pues impacta en el medio circundante, la naturaleza que nos rodea, y obtiene de ésta una reacción o rebote, que quizá sea instantánea o quizá se retrase. Dicho de otro modo, la naturaleza reacciona ante el impacto de esa energía; y la combinación de esos dos elementos –la energía actuando sobre la naturaleza y la naturaleza reaccionando ante el impacto de esa energía– es lo que se llama karma, que es una combinación de los dos factores".

DESCUBRE MÁS:

Lo que haces, lo recibes. Se refiere a que cosechas sólo eso que has sembrado. Si has sido bueno en tu vida entonces recibirás cosas buenas. Es una especie de causa y efecto.

Tu misión en la vida es ser partícipe de ella. Eres parte inseparable del mundo, es tu responsabilidad hacer de él un lugar mejor.

Todo lo que niegas, termina influyéndote. Si sólo ves lo malo de las cosas y las personas no podrás crecer emocional e intelectualmente.

Acepta las cosas que te pasan. Si te pasan cosas malas es probable que estés vibrando negatividad. Todo acto conlleva consecuencias, debes asumirlas y afrontarlas.

Todo está conectado. Aunque no lo parezca, todas las situaciones que pasan están conectadas con el universo. De ahí la teoría de que el aleteo de una mariposa puede formas un tsunami.

La vida es constante cambio, fluye con ella. Debes evolucionar conforme cambia tu vida, serás capaz de mejorar cuando estés consciente que la vida se está transformando a cada momento.

El aprendizaje se da poco a poco. Para acceder a altos grados de sabiduría, deberás pasar por estados intermedios.

Actúa generoso y amable con otras personas. Vivir con respeto y compasión con los otros nos hará estar más conectados con al energía positiva.

Mantén tu mente en el aquí y ahora. No vivas de lo que pudo ser. Todo aquello que te ata al pasado debe ser revisado, sólo así podrás seguir adelante.

El infortunio se repite hasta que encuentres la fuerza para cambiar tu vida. Aprende de las experiencias adquiridas, corrige ti rumbo y construye nuevos objetivos.

Lo que cosechas después de un arduo trabajo, sabe mejor. Cuando le dedicas tiempo y esfuerzo a algo, la recompensa llegará, para eso es necesario hacer de la paciencia parte de tu vida.

Cuanto más esfuerzo, energía y valor le dediques a algo, mayor será el mérito. Como individuos con al capacidad de crear y evolucionar ante todo tipo de circunstancias.