Hombres o mujeres: ¿quién gasta más a la hora de comprar?

La mayor parte del consumo se relaciona al poder adquisitivo, a los hábitos responsables o al impulso, ¿pero quién gasta más, ellos o ellas?

Por Mario Mendoza Rojas / @MarioFinanzas

Nueva Mujer presenta a MrMoney Opina, un espacio dedicado a las finanzas, los números y el dinero, pero visto desde una óptica divertida que busca la preferencia de ellas y la reflexión de todos ellos.

En economía, ser mujer representa algo más que comprar por impulso, significa administrar y sacar el mejor provecho al gasto personal y familiar. Y aunque muchos se resistan, las cifras reportan que son ellos campeones de consumo

DESCUBRE MÁS

 

Gastar y comprar es un placer que según las creencias populares se apodera del bolsillo, las tarjetas bancarias y la mente cientos o miles de mujeres; pero aunque muchos se ofendan o les cueste trabajo creer, ellos son quienes desembolsan más dinero al visitar las tiendas departamentales.

A sí lo reveló un estudio del Departamento de Investigación de Merca2.0, una asociación especializada en marketing, el cual revela que 76.4% de los hombres mexicanos gastan un promedio de mil a cinco mil pesos cuando se van de compras.

Mientras que la proporción de mujeres que desembolsa la misma cantidad en las tiendas apenas alcanza 66.7%; cifra que deja bien claro quiénes son los reyes del consumo en México; realidad que según especialistas no es diferente en otros países o culturas.

Mitos y realidades

Y aunque las diferencias entre los países de América Latina, de América del Norte como Estados Unidos o Europa están marcadas por un poder adquisitivo superior en éstos últimos, en general se ha moldeado un imagen donde ellas están asociadas al consumo por impulso, versión que no siempre es real.

Un ejemplo de lo anterior está en el análisis que presenta Sandra Esquivel, una especialista del despacho Servicios Integrales en Psicología, quien asegura que hombres y mujeres están marcados –por igual– ante el poder del consumo, la disposición de dinero y el placer de demostrar cuánto poseen.

“Casi por tradición, ellas cargan con la etiqueta o mito de compradoras compulsivas, mientras que ellos se mantienen en una posición cómoda de proveedores, cuando en la realidad tal imagen está asociada a las campañas publicitarias, que en más de 60% de los casos usan la imagen femenina para vender.

“Esto último es resultado de dos factores: uno, ellas son el objetivo de consumo de las marcas y tiendas, porque son quienes administran el presupuesto y surten la despensa.

“Dos, ellas son quienes por naturaleza llevan a casa productos que pueden compartir o generan un beneficio en su hogar y por eso son quienes más vistan las tiendas y están asociadas ser vistas con un mayor número de productos”.

Mientras que ellos, apunta la especialista, se interesan más en artículos de mayor costo como autos, equipos electrónicos o de cómputo, aditamentos deportivos, ropa, zapatos, relojes y una serie de productos de cuidado personal, que en todos los casos son individuales y de mayor costo.

Tal situación, indica Sandra Esquivel, nos lleva a reflexionar quién gasta más en realidad…

“La respuesta es sencilla: el mayor consumo está directamente relacionado al poder adquisitivo, a los hábitos responsables o por impulso; a las compras inteligentes y la consciencia de comprar lo que puedes pagar y en ello todos somos iguales”.

Frente a tal panorama, sólo queda reconocer –y eso en opinión de MrMoney– que la feminidad y el gusto por ser bellas lleva a cientos de mujeres o no resistirse a los encantos de color, brillo y texturas que concede el uso de maquillajes, perfumes, ropa sexy y unos tacones encantadores, que al final es una inversión que los hombres también disfrutamos.

Conclusiones

• Así como dicen las abuelitas, que en estos temas saben mucho: ‘antes de señalar que ellas o ellos son los más gastalones, mejor hay que revisar pago por pago y, en lugar de criticar, hacer un presupuesto que cubra las necesidades de uno y otros, sin importar genero’.

• Y antes de decir ‘yo no soy consumista’, recuerden que 80% de las compras que hacemos –sin distingos de sexo– se llevan a cabo por sentimientos, impulsos o motivos irracionales; y ante eso, la única diferencia viable está en gastar sólo lo que puedes pagar… ¡Hasta el próximo miércoles!

 Imagen foto_00000017

Síguenos en Facebook

Síguenos en Instagram

Síguenos en Twitter