Cuando la unión es el mejor remedio para curar la tristeza

#UnidosMásQueNunca es la tendencia que ha dado vuelta al mundo gracias a la solidaridad del pueblo ecuatoriano tras el terremoto. Expertos señalan la importancia de esta condición humana.

Por: Gabriela Vaca Jaramillo

"La unidad lo hace todo y, por lo mismo, debemos conservar este precioso principio", decía el libertador Simón Bolívar, una de las figuras más destacadas de la emancipación americana frente al Imperio español y quien contribuyó a inspirar y concretar de manera decisiva la independencia de las actuales Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela.  

Ecuador aplica su mensaje pese a un sentir general de tristeza y nostalgia que se ha visto en 16 millones de ecuatorianos, tras la muerte de más de 580 personas en la zona costera, a causa de un terremoto de 7,8 grados sobre la escala del Ritcher. Según Annabelle Arcos, psicóloga clínica, esta condición anímica es normal ante estos sucesos que nos "dejan en shock a todos".

       DESCUBRE MÁS:

 

"Puede sonar a chiclé pero un médico, policía, bombero e incluso tu propia madre te dan la receta de la unidad para sobrellevar la pena y en estos momentos se ha visto el resultado positivo de esta gran actitud", dice Arcos.

        

¿Pero psicológica y mentalmente cómo te impulsas a curar el ánimo? La doctora señala que cada caso, ya sea de un niño o adulto, es diferente ya sea por pérdidas humanas y las materiales, producto del esfuerzo familiar y por lo tanto es necesario explicar lo que sentimos y nos lastima, si hay algo que no podemos expresarlo es porque eso aún duele y poco a poco causará estrés y ansiedad.

"El tiempo a tomar para esta sanación va de seis meses a un año, cuando se supera este lapso se convierte en un duelo psicológico y hay que unirse a grupos de apoyo para contrarrestarlo", explica Arcos.

Otra recomendación es realizar actividades al aire libre, con la familia y amigos. "Esto reconforta, te sientes respaldado y tu tristeza disminuye ya que eliminamos endorfinas y nos dan estabilidad anímica. Sin embargo, también existen tutoriales de relajación para aplicarlos", acota.

                                   

De esto, no queda duda. En los envíos de ayuda humanitaria hay algo característico, el valor agregado de quien apoya: los mensajes y cartas de ánimo para las familias damnificadas. "Estamos con ustedes", "Todo pasará", "Hermano, mañana brillará el sol nuevamente", son algunas de las notas, cargadas de fe y esperanza por días mejores ante la terrible tragedia que afrontamos.

Si te pones en los pies del receptor seguramente sentirás alegría de saber que hay millones atrás de ese mensaje que se conduelen pero que, sobre todas las cosas, te inspiran a salir adelante porque la vida sigue. Por estos procesos han pasado otros países y la gente entiende nuestro panorama.

"Es tan grandioso ver a los ecuatorianos unidos por las buenas causas, dando un abrazo, curando a los enfermos, siendo cordiales y más aún llevando alimento a quien no tiene un techo. Todo eso es ejemplar, digno de admirar pero, primordialmente, el reto es mantenerlo y aunque no lo crean es muy indispensable para curarnos todos y volver a sonreír gracias a los esfuerzos cumplidos", culmina Annabelle.

               

La invitación a unirnos no fue hecha por alguien, hemos respondido de corazón. Hagamos uso de nuestras redes con mensajes de apoyo, para dar más ayuda al necesitado, evitando las diferencias políticas, cargadas de mensajes de odio. El resultado de ello será decepcionante con cada uno de nosotros pero ahora que la unidad es nuestro escudo, sigamos de frente con fuerza y optimismo.