Lo que no te gusta de otras personas es reflejo de lo que eres

Paola Beléndez te comparte algunos consejos para aprender a amarte a ti misma y empezar a disfrutar de la vida para ser feliz

Paola Beléndez, recuperada de diversos trastornos de alimentación, alcoholismo y otros males que la aquejaban, sintió un fuerte llamado para dedicarse en cuerpo y alma a guiar a las personas a encontrar su verdadero potencial y la sanación dentro de ellos mismos. Esta es una de sus reflexiones:

Cada día resulta más fascinante darme cuenta de cómo aquellos aspectos ocultos de mí misma se plasman claramente frente a mí, y cómo los reconozco cuando siento ese rechazo frente a alguien. Surge entonces la inminente necesidad de ver en mi interior y darme cuenta de cómo eso que rechazo afuera no es más que un reflejo de lo que rechazo dentro de mí misma.

       DESCUBRE MÁS: 

 

Tengo frente a mí dos espejos: uno representa mi voz, diciéndome que tengo que hacer más y más, que no soy lo suficientemente perfecta, la que me dice que tengo que dejar de fumar, trabajar mucho y disfrutar poco, la que cree que para llegar lejos hay que sufrir y sacrificarse, la que se devalúa por completo al ver un pe- queño defecto.

El otro espejo muestra mi rigor, mi rigidez, mis ganas de ser buena niña, perfecta, intachable, admirable; representa a la voz en mí que siempre dice NO: no sientas, no pierdas el control, trata de mantener una buena cara aunque te estés muriendo por dentro; no importa nada más que las apariencias, que el mundo crea que eres feliz.

De este modo, al descubrir estos aspectos que no me gustan de las otras personas, me doy cuenta de cómo es que viven en mí y, al hacerlo, me permito amarlas, dejando el juicio a un lado. Y cuando las amo, logro amarme un poquito más.

Este texto fue extraído, con autorización, del libro 'Volar despierta' de Paola Beléndez. Si tienes alguna historia, vivencia o simplemente algo que quieras compartir, envíalo a nuestro e-mail nuevamujer@publimetro.com