¿Maleta o mochila, cuál te conviene más a la hora de viajar?

Ambos tipos de equipaje tienen sus ventajas y desventajas.

El clásico mochilero viaja por el mundo con la mochila en la espalda. Y no pocos mochileros miran de reojo a los turistas que llevan maletas con ruedas. Sin embargo, desde el punto de vista práctico, ambos tipos de equipaje tienen ventajas y desventajas.

A favor de la mochila: Los turistas que viajan al sureste de Asia suelen optar por la mochila. Este tipo de equipaje les permite llegar a lugares menos accesibles, donde la infraestructura todavía está lejos de satisfacer los estándares occidentales. Para esos viajes, la mochila es más apropiada ya que resulta más fácil cambiar de lugar con mayor frecuencia. Además, la desventaja de la maleta es que no se puede apretujar bien cuando falta espacio.

La experta Marianna Hillmer, que gestiona un blog para viajeros, recomienda meter en diferentes bolsas cosas como los accesorios electrónicos, para no tener que vaciar toda la mochila en busca del cargador, por ejemplo.

       DESCUBRE MÁS:

 

A favor de la maleta: Himmler, que muchas veces viaja por todo el mundo, no es una mochilera, sino que prefiere llevar una maleta. Obviamente, una maleta con ruedas tiene sus ventajas, sobre todo en países calurosos, porque tener que cargar una mochila pegada en la espalda sudorosa puede ser bastante incómodo.

Es cierto que llevar una maleta por calles poco transitables no es fácil, y tampoco es agradable tener que subirla por escaleras largas. Sin embargo, en muchos países se puede contratar a un mozo para que cargue la maleta, dice Hillmer.

Además, generalmente es más fácil ordenar las pertenencias en una maleta que en una mochila. Para empacar una mochila hay que comenzar abajo y terminar arriba, lo que muchas veces obliga a revolver todo el contenido cuando se busca algo que está abajo, a no ser que tenga una cremallera en la parte frontal.

Recomendación: es mejor preparar la ropa previamente, tanto para una maleta como para una mochila. La ropa debe ser adecuada para el clima en el país de destino y ajustarse al estilo de vestir en ese país. También se puede ahorrar espacio en el equipaje dejando en casa parte del botiquín de viaje. Por ejemplo, en muchos países se pueden comprar repelentes de mosquitos de buena calidad e incluso más baratos, dice Hillmer.