Volver al trabajo después del postnatal ¿Cómo lidiar con la pena?

Si bien es cierto que hace pocos años el permiso postnatal era de 84 días, y que hoy está ampliado en 5 meses y medio, el periodo sigue siendo escaso para las madres. No sólo para nosotras.

Por Varinia Signorelli.

La OMS recomienda 6 meses de lactancia exclusiva, es decir, ya estamos "al debe" con 15 días que son imposibles de cumplir al reintegrarnos al trabajo. Por esta y otras razones, una de las situaciones que más nos angustia a las madres de lactantes es tener que volver a trabajar luego del postnatal.

¿Por qué? Porque es antinatural, porque el lugar del cachorro humano es al lado del cuerpo de la madre, y duele un poco el cuerpo cuando tenemos que dejarlos. No solamente sufre nuestra guagua; si nosotras pudiéramos llorar también lo haríamos (y a muchas se nos caen las lágrimas al dejarlos en la sala cuna o al cuidado de alguien). Incluso a las que nos gusta trabajar y necesitamos volver a conectarnos con el mundo también nos duele, nos duele y acarreamos el sentimiento de culpa que tan bien nos caracteriza durante toda la jornada laboral.

Más: Encuentra la calma y la paz con esta técnica de meditación

¿Qué hacer entonces? Entender que nada nos va a quitar esa sensación, aceptar que será doloroso para ambos, poner pros y contras en la balanza y hacer lo necesario. Primero, buscar un lugar que nos dé confianza, o personas que tengan toda nuestra seguridad puesta en ellos; un buen ejercicio es pensar si a esas personas les dejarías las llaves de tu casa o tu tarjeta de crédito (como una de las sabias frases del pediatra C. González). Si bien un hijo es algo inconmensurablemente más valioso, si hacemos un sondeo podemos darnos cuenta que a veces dejamos a nuestros hijos a personas que no tienen nuestra plena confianza. Con el fin de evitarnos sumarnos preocupaciones tratemos de elegir bien y tomarnos el tiempo.

Otro de los puntos importantes es entender que la guagua será capaz de tolerar la separación en tanto se dé cuenta que luego de la jornada lo recibirá una madre contenedora conectada absolutamente con sus necesidades. Es decir, evitemos llevarnos las preocupaciones del trabajo a la casa, al llegar carguemos a nuestros hijos y sintonicemos 100% en responder a sus necesidades. De la misma manera seamos capaces de tolerar si es que están más mañosos o demandantes, porque es parte de lo mismo. El abuso de la tecnología también nos desconecta de lo real y nos aleja de quienes tenemos cerca.

Más: Spotify crea playlist perfecto para el momento del parto

Nuestros hijos necesitan madres suficientemente buenas, y aunque sabemos que las primeras separaciones serán difíciles –en realidad todos los días que nos separemos de ellos lo serán– la angustia se pasa. Ten la certeza que te vas a preocupar siempre, pero la angustia que sentirás las primeras veces no te perseguirá para siempre.

DESCUBRE MÁS EN VIDEO

Fluye como el agua: libérate del estrés con este ejercicio espiritual