Que no te importe la edad, las mujeres no tenemos fecha de expiración

Déjate inspirar por la columna de Annette Vaillant, una mujer valiente, fuerte, que combatió el cáncer de seno y que está aquí para hablarte de belleza, moda y supervivencia

Por Annette Vaillant
Presentado por L'Oréal Paris

Imagen foto_00000019 

Le agradezco enormemente al periódico Metro por haberme convocado para escribir una columna en la que espero poder inspirar a las mujeres compartiendo con ellas mis experiencias de superación. Mi vida ha sido una verdadera montaña rusa de pruebas, cambios, superación, angustias, logros y fracasos. Mirando hacia atrás y contando mis bendiciones, puedo decir que ha sido una vida productiva y positiva, pero he podido llegar a esta conclusión después de años esperando que el futuro me concediera lo que no me brinda el presente. Una vez comencé a contar mis bendiciones y a saber que la vida continúa, que no eres aquello que te perturba, es que he logrado vivir con intensidad este misterio llamado vida. Comencé un blog hace ya alrededor de dos años, que al comienzo tenía privado, sin entender aún el giro que le quería dar. Fue la esposa de mi hijo mayor, quien es modelo y bloguera americana, la que un día me dijo: "Annette, tú deberías comenzar un blog. Tienes un estilo único. Eres una tremenda comunicadora y hay un nicho allá afuera para mujeres de tu edad que debes explotar. Así estuve por casi un año escribiendo en el blog sin publicarlo aún, buscándole un giro, un nombre y un concepto.

       DESCUBRE MÁS:

 

Fue el cierre de la compañía para la que trabajaba en diciembre de 2014 lo que me impulsó a lanzarlo. Fue la muerte de mi adorado marido, después de una larga enfermedad en junio de 2015, la que me hizo volcarme en este con todas las garras y esmero, permitiéndome sanar a través de la escritura con los ojos nublados por el llanto.

Que conste, no soy ni me creo modelo. Esto es lo que hago: participo en las sesiones de fotos una vez al mes y las "posteo" cada semana. Sin embargo, la mayor parte del tiempo me la paso en la computadora, con el pelo desaliñado, cero maquillaje y un aspecto fatal. Cuántas veces me he reído de mí misma pensando: "¡Si me vieran ahora!".
Gracias a Dios, los blogs no tienen Skype.

Durante 14 años laboré en el mundo de las revistas y tuve la oportunidad de desempeñarme en todas sus áreas. Fui editora en jefe de una casa publicadora muy importante en Puerto Rico, directora de ventas para dos revistas y, por los últimos cuatro años, directora comercial para Televisa Publishing + Digital, que cerró sus operaciones en Puerto Rico. Cincuenta personas quedaron sin empleo, incluyéndome a mí. En Televisa, además, era la encargada de los fan pages de revistas como Cosmopolitan, Vanidades y Buen Hogar, y fue allí donde desarrollé la sensibilidad que se requiere para manejar las redes sociales.

Antes de lanzar el blog, trabajé nueve meses puliéndolo, perfeccionándolo. Estaba un poco asustada de lanzarlo porque no sabía cuál sería la reacción del público. ¿Por qué? Porque la mayoría de las blogueras son jóvenes y esbeltas. Y yo no soy ninguna de las dos.

Como verdadera defensora de los derechos de la mujer, rehúso que me pongan un sello o me digan qué o no hacer por razón de mi sexo, edad, peso o cualquier otra "limitación".

Nosotras, las mujeres, no tenemos fecha de expiración. Y podemos lograr todo aquello que nos propongamos.

No soy modelo. No he ganado premios ni reconocimientos. La única medalla que llevo conmigo es el ser una sobreviviente de cáncer de seno. La razón por la que "poso" para las sesiones de fotos y contrato maquillistas y fotógrafos profesionales es porque deseo regalarles a las mujeres unas imágenes llenas de hermosura. Soy perfeccionista y me gusta que todo a mi alrededor luzca visualmente bello: los diseños, las fotografías y los vestidos.

Aunque siempre tengo una opinión para todo, no hablaré en esta columna de religión, política o cualquier issue de ese tipo. Mi blog y este segmento es acerca de la belleza, la moda y la supervivencia. Hay bastantes malas noticias en este mundo, y creo que necesitamos un descanso. A nosotras nos hace falta soñar.

Este segmento será un total sueño: no soy dueña de la mayor parte de los vestidos que me prestan los diseñadores locales. Visto de las tiendas por departamentos. Me aprovecho de los especiales con la seguridad que te da el saber que no es lo que tengas puesto lo que importa, sino cómo lo llevas.

Quiero mostrarles a todas las mujeres que se encuentren solas, desempleadas, criando hijos por sí solas, sufriendo el síndrome del "nido vacío" de manera terrible o cuidando de un ser querido enfermo que siempre hay un nuevo comienzo y que no están solas. Este segmento será tu tiempo libre.

Dondequiera que estés y en cualquier situación, por díficil y drenante que sea, ¡mujer, tienes alas y puedes volar!

Puedes seguir a Annette Vaillant en www.annettevaillant.com y en Facebook: Annette Vaillant The Blog.