Dar "gracias", la mejor forma de llenar tu vida de actitud positiva

No te pierdas esta reflexión y aprovecha tu día para dar gracias por todo lo que tienes, de esa formar podrás hacer posible todo aquello que pensaste que sería imposible

Sentada en la playa con mis dos hermanos del alma, la trilogía perfecta, triada galáctica, existe un sentimiento que trasciende toda emoción, una dicha que trasciende la magnitud de mi sonrisa; tanto amor, pero no del que hablan las películas. El amor magnificado que despiden los seres iluminados compartiendo el cielo en la tierra, celebrando dichosos el misterio de la vida. Hablando sin hablar, un remanso de paz.

Así podría vivir la humanidad cuando cada quien descubra el poder de su luz, recordando que en realidad esto ha existido siempre y para siempre existirá. Esto sería posible si tan sólo contemplaramos la posibilidad de que una vida en absoluta armonía, paz y plenitud es posible.

       DESCUBRE MÁS:

 

 

Por mi parte, sólo puedo decir gracias, y soy consciente de que la palabra gracias dista mucho de poder expresar la gratitud infinita que vibra en cada célula de mi cuerpo y cada átomo de mi ser.

Nunca imaginé que se pudiera ser tan feliz, nunca imaginé que esta paz realmente existía, nunca imagine poder sentirme tan amada, tan dichosa, tan plena. Ahora no sólo contemplo esta forma de vida como una realidad posible; ahora mi vida es en cada instante esta realidad vivida desde el centro de mi corazón. 

La unidad es, soy yo, y con cada inhalación el Universo entra en mí, con cada exhalación me fundo en el Universo.

Doy gracias a la vida, gracias a Dios, gracias a mis hermanos; si es que algo como la vida, Dios o mis hermanos no fueran en esencia yo misma, entonces, me atrevería a decir gracias a mí, y una vez que lo pronuncio, descubro que ni siquiera eso lo explica. Entonces, regreso al silencio, dejo de escribir y respiro una vez más.

Hoy pido porque cada ser humano en este planeta encuentre la llave para abrir su corazón y, al hacerlo, corran por sus mejillas lágrimas de gratitud al darse cuenta de su radiante belleza y su eterno poder. Que así sea y así es.

Este texto fue extraído, con autorización, del libro 'Volar despierta' de Paola Beléndez. Si tienes alguna historia, vivencia o simplemente algo que quieras compartir, envíalo a nuestro e-mail nuevamujer@publimetro.com

Facebook: facebook.com/paolabelendez1111
Twitter: @paolabelendez
Instagram: @paolabelendez