Lo que tienes que saber antes de prestarle dinero a un familiar

Para evitar malos entendidos, discusiones y pérdida de tus ahorros, aquí te compartimos algunos tips para prestarle dinero a un familiar

Prestarle dinero a un familiar a veces se convierte en un dolor de cabeza. Se piensa que el parentesco es una garantía de que el dinero volverá a tus manos, por lo tanto no hay necesidad de que existan otras cláusulas. La mayoría de las veces no ocurre así.

            DESCUBRE MÁS:

 

1. Analiza la situación. Sin importar la situación siempre nuestro primer pensamiento es que vamos a prestar dinero. Hay que tomarlo con más calma y analizar quién es la persona que nos está pidiendo, si está en posibilidades de cubrir la deuda y cuál es la dificultad que enfrenta. No lo dudes, puedes decir que no.

2.- Dinero que sí se puede prestar. El vínculo familiar a veces nos nubla el juicio y accedemos a prestar dinero que, a mediano plazo, sí perjudica nuestra economía. Puede tratarse de la colegiatura de los niños, el pago del auto o la renta de la casa. Ese dinero no debe moverse de nuestras manos; lo ideal es prestar una suma que tenemos destinada para emergencias  y siempre cuidando de no quedar desprotegidos.

3. Fijar plazos y formas de pago. Es un grave error no darle a la otra persona un plazo de pago y tampoco un método. "Cuando puedas me pagas y con lo que puedas", jamás digas una frase similar a esto, ya que abre el camino a que el compromiso de pago se 'reduzca' y no se dé en un monto fijo ni en un periodo de tiempo específico. Sé comprensivo pero siempre contempla que puedas recuperar poco a poco lo que prestaste. Sé precavido cuando ofrezcan pagos en una sola exhibición porque no siempre son fáciles de hacer y a veces implican alargar el periodo de la deuda. 

4. Ponlo por escrito. Puede parecer algo innecesario debido al parentesco y la relación de cercanía, aunque es lo mejor. Pide una letra de cambio o firmen un documento en el cual estipulen todos los detalles del préstamo: cantidad, formas de pago y fecha límite y posibles extensiones de la misma  en casos de emergencia. Es posible que tu familiar sienta que exageras pero no olvides que cuando se trata de dinero toda precaución es poca. 

5. Dale segumiento. Si no fijaste un monto mensual o semanal de pago, no esperes a que llegue la fecha y pregunta. A muchas personas se les 'olvida' que tienen una deuda o asumen que por el parentesco no deben pagar. 

6. No cedas a chantajes. Si las personas nos dicen para qué quieren realmente el dinero es seguro que no lo prestemos, así que analiza muy bien a quién le prestas porque de ello dependerá que recuperes tu plata. Si te comentan de una emergencia que requiere el pago inmediato, verifica rápidamente que sea así.