Niños tiranos: cuando los padres se convierten en víctimas de sus hijos

La excesiva sobreprotección y la permisividad pueden convertir a tu hijo en un 'tirano'. Te decimos cómo evitarlo.

¿Los niños pueden ser los verdugos de sus padres? Sí, no hay duda. El denominado 'Síndrome del emperador' o del 'niño tirano' se presenta regularmente entre los 11 y 17 años, principalmente en varones, hijos únicos y de clase media y alta. Desde luego, en la regla hay excepciones.

Se trata de niños que agreden física y verbalmente a sus padres y hacen su absoluta voluntad al no ir a la escuela, salir de la casa a placer, obtener dinero a toda costa y buscar siempre ser el centro de atención. 

MÁS: Qué hacer ante un berrinche o pataleta

Parte de la responsabilidad de tener un hijo 'tirano' está en los padres, quienes sobreprotegen  y ven al niño como un tesoro accediendo a todas sus demandas por más absurdas que éstas sean. La otra cara de la moneda está, según Javier Urra, psicólogo y autor del libro 'El pequeño dictador', "en una sociedad permisiva que educa a los niños en sus derechos pero no en sus deberes, donde ha calado de forma equívoca el lema 'no poner límites' y 'dejar hacer', abortando una correcta maduración.

Así son los 'niños tirano'

– Tienen mínima tolerancia a la frustración, la negación y el aburrimiento. 

– Expresan su inconformidad con insultos, rabietas y con violencia.

– Creen que son el centro del mundo

– Buscan justificación a sus conductas inapropiadas y responsabilizan a otros de lo que ellos hacen.

– Creen que otros deben resolver sus problemas. 

– Nunca están satisfechos con lo que tienen.

–  Son incapaces de desarrollar emociones morales: culpa, empatía, compasión

– No responden bien ante las figuras de autoridad.

¿Qué se puede hacer?

Diversos expertos coinciden en que mientras más pronto se detecte este síndrome, es mucho más factible que pueda atenderse y corregirse. Para ello es fundamental la participación de toda la familia. 

El psicólogo Urra también enfatiza que para prevenir la aparición del síndrome del emperador, es importante: "Exigir obligaciones desde corta edad. Marcar las fronteras de lo inadmisible e innegociable; inducir a la resolución de conflictos, al pensamiento alternativo. Sensibilizar. Mostrar que otros niños sufren. Dar correcto ejemplo haciéndole saber al niño que es uno más, importante, pero uno más".

Cuando se han puesto en marcha diversas medidas con escasos resultados, es importante consultar a un especialista en psicología para conocer nuevas vías para ayudar a los pequeños.

DESCUBRE MÁS: 

¿Qué pasa cuando las niñas imaginan que pueden ser todo lo que quieren ser? Y EN IMÁGENES:

10 frases de Walt Disney que te motivarán a alcanzar tus sueños

Include SSI