Niña chilena de 12 años es promesa en el surfer nacional

Trini Salas (12) es una de las caras conocidas del mundo del surf en Chile. A los 12 años, dice estar decidida a que el surf sea su vida.

Felipe Herrera Aguirre

Surfea desde los ocho años, y con doce ya ha sido embajadora de la Asociación Internacional de Surf (ISA en inglés), además de representar a algunas de las marcas más importantes de la industria. Trini Salas vive con su papá, Rodrigo, y sus dos hermanas en Pichilemu desde hace un par de años. "Hace cuatro años comencé a surfear", dice Trini. Empezó a aprender cuando vivían en Reñaca, donde el papá trabajaba en una escuela de surf. Ella iba todos los días con su papá a la escuela de surf y Rodrigo, en sus ratos libres, le empezó a enseñar. Así comenzó la relación entre Trini y el mar, cuando tenía ocho años.

Tenía 10 cuando, con Rodrigo y sus hermanas, se fueron a vivir a Pichilemu, capital mundial del surf. Hoy viven a cinco minutos de Punta de Lobos, uno de los mejores lugares de Chile para practicar este deporte. Rodrigo le toma fotos para ayudarle a corregir sus movimientos y su técnica. Siempre ha intentado ser amigo de sus tres hijas, y un referente en el que puedan apoyarse, compartiendo sus gustos y sus pasiones por el surf, el que desde hace un año complementan con la práctica del skateboarding. "Ser padre lejos ha sido la experiencia de vida más hermosa que he tenido. Ver crecer a mis niñas es impagable, no lo cambio por nada, criar, enseñar, traspasar todo lo que uno ha aprendido con el tiempo, de verdad lo encuentro lo máximo", dice Rodrigo.

Hoy, Trini practica por diversión. "Hago free surf", dice. Pero tiene claro que el surf es y será su vida. "Mis objetivos son ser cada día una mejor surfista dentro y fuera del agua. Pretendo recorrer el mundo surfeando sus mejores olas", asegura. "Es muy especial mi relación con mis hijas, somos un gran equipo", dice Rodrigo. "Sé que algún día estaremos todos juntos esperando la ola".