Catalina Moreno: "Los zapatos son El centro"

Es la dueña de “La Horma”, marca que rescata modelos centenarios de zapatos, buscando definir una línea con cierta atemporalidad unida a un diseño contemporáneo. Destaca por su calidad, exclusividad y comodidad. ¿Qué viene esta temporada?

 

Imagen foto_0000000120150310122708.jpg

 

Por: Carolina Palma Fuentealba. Fotografías: Marco Leal.

Catalina Moreno (33) es profesora de Artes Visuales, y desde muy chica tuvo una inclinación por el área artística; dibujaba, pintaba y participaba en talleres, como los de Balmaceda 1215. Al salir del colegio estaba claro que estudiaría Arte o Diseño, y se inclinó por esto último porque sintió que podría entregarle mejores herramientas para desarrollarse en distintas áreas, ya fuera gráfica, textil o industrial; su elección fue Diseño en la Universidad de Valparaíso.

Pero una vez dentro sintió que no era lo que buscaba o quería, así que se cambió a Pedagogía en Artes Visuales en la UMCE. Sin embargo, siempre se mantuvo trabajando en diseño de forma paralela a las clases en colegios. Ahora es la diseñadora y dueña de la conocida marca de zapatos La Horma –que ya lleva 3 años en el mercado– con la que ha participado en diferentes desfiles y que se ha ganado un nombre dentro de la moda manufacturada en Chile. Su futuro se visualiza cada vez mejor. Conversamos con Catalina para conocer sus inspiraciones, estilo y las tendencias que veremos este Otoño-Invierno.

¿Por qué pensaste en diseñar zapatos y no ropa, por ejemplo?
La verdad es que cuando entré a Diseño y tomé la mención Textil, en el proceso académico me di cuenta lo difícil que sería trabajar en esa área, pues, como es sabido, no existe industria textil en Chile, casi todo se importa. Por lo tanto, la opción era trabajar en otra área; por eso decidí cambiarme a Pedagogía en Artes Visuales y abrir otra posibilidad. Extrañamente dentro de esas posibilidades, y de forma casi natural, surge la idea de hacer zapatos, como un proyecto paralelo a las clases de Arte.

Personalmente, ¿cuál era tu relación con los zapatos?
Cuando digo que la idea surge de forma natural es porque me encantan los zapatos. Creo que no son un complemento, son el centro. Como me gustan mucho empecé a comprar marcas emergentes, que hacen zapatos de cuero, hechos a mano y a baja escala. El tema fue que me quedé corta, pues no encontraba lo que buscaba, en colores y diseños. De esa forma tomé la decisión de armar mi propia marca de calzado, que combinara diseño, materialidad y fabricación, además hecho en Chile.

Aproximadamente, ¿cuántos tienes en tu clóset?
¡Qué difícil pregunta! Debo tener entre 100 y 120 pares de zapatos.

La Horma tiene un diseño característico. ¿Cómo lo definirías?
Busco combinar tres factores: diseño, materialidad y fabricación, dándole una vuelta de tuerca a los modelos clásicos, buscando resultados más contemporáneos para construir una marca. En el desarrollo de una línea clásica intento ir más allá de una moda momentánea. Esto quiere decir que, al retomar modelos que ya tienen más de 150 años, busco definir una línea con cierta atemporalidad unida a un diseño contemporáneo que establece un diálogo con estos antiguos modelos. Por otro lado La Horma ha ido desarrollando un zapato de calidad en un mercado que no es fácil, buscando producir de modo sostenible, es decir, equilibrando costos materiales con pago justo para los maestros y a un precio apropiado y no excluyente para los clientes.

¿Qué materiales usas y por qué?
En estos 3 años he definido una identidad de marca ligada a los modelos clásicos, pero por sobre ello, al diseñar con forma, color y textura abordando un camino más intuitivo, pero siempre guiados por principios de diseño. Por ejemplo, en la búsqueda y mezcla de nuevos materiales y colores que están fuera de la tradición de estos modelos, como son antiguas telas de manufactura nacional, por ejemplo, paños de Bellavista Oveja Tomé, o transformar ropa reciclada en piezas de modelos que son únicos e irrepetibles. También los clientes juegan un papel fundamental al enfrentarnos al desafío de resolver un encargo creativamente. En este proceso surgen las propuestas que van consolidando los modelos.

¿Qué momentos consideras hitos para la marca?
Como marca de calzado es muy difícil marcar pauta en el mundo del diseño de vestuario, porque siempre pasan a ser complementos de una propuesta. Creo que el participar desde nuestros inicios en Pasarela Valparaíso ha sido fundamental para ir creciendo como marca; también el haber hecho alianzas con diseñadores de vestuario (como es el caso con Bazar La Pasión), y por sobre todo hacer presencia de marca, que en el ámbito de la moda es fundamental, ser reconocidos como tal.

¿Qué tan importante es la comodidad del zapato?
¡Fundamental! El zapato puede tener un diseño maravilloso, puede ser todo lo único que uno quiere, pero si no es cómodo tiene cero posibilidad de que la persona lo pueda usar o bien comprar otro par de la misma marca.

¿Y el mayor error que cometemos a la hora de escoger un zapato?
En lo particular me parece que no hay "errores" en la elección de un par de zapatos, ya que es como de piel, de guata, cuando uno ve y compra un par de zapatos que le gustan. El error es cuando escoges un zapato que no es tu número, o el taco te incomoda o te molestan las pantorrillas, pero todo eso va a depender de cuánto te guste el zapato que llevarás a tu hogar.

¿En qué te fijas a la hora de diseñar un zapato?
Primero que nada busco el modelo que conjuga forma, color y textura, que más me cautiva. Generalmente mis referentes son modelos clásicos y atemporales que voy modificando para crear modelos contemporáneos, siempre son detalles de cambios de piezas, colores, materiales etcétera. Esto es algo que está más allá de la funcionalidad, aún cuando nuestros modelos no contienen formas que atenten contra la función del zapato como extensión del cuerpo.

¿Buscas referentes, miras las pasarelas extranjeras, te inspiras en algo específico?
Las colecciones tienen distintas líneas más que inspiraciones, son conceptos que se desarrollan en base a colores, texturas, complementos y materiales. Las pasarelas extranjeras nos pueden dar un referente, pero trato de trabajar lejos de la "moda" o "lo que está de moda", así que las pasarelas extranjeras no son parte de lo que miro; prefiero ver lo que pasa a mi alrededor.

Si hablamos del mercado del calzado en nuestro país, ¿qué marcas destacas?
Creo que hay varias que tienen una línea muy clara y segura en sus modelos. Uno de ellos es Calzados Gaytán, de Loreto Gaytán. Es una marca que tiene residencia en la Quinta Región, y sus modelos y materiales hacen que sea un zapato único, además de trabajar bastante a pedido, logrando que ningún zapato sea igual a otro.

¿Qué le falta y qué te encanta del diseño de calzado nacional?
Que hay gente que se atreve hacer cosas nuevas, sin miedo se atreve a crear una marca, sin prejuicios y entregados a la causa, lo que es difícil. Todo porque no hay fondos destinados a promover por parte del Estado al diseño chileno, ni políticas de cambio. Sin duda uno puede concursar a Corfo, Sercotec, pero es complejo ganarlos, o son fondos que se desconocen, y a pesar de lo difícil que es este apostolado de ser diseñador chileno, hay gente que aún se atreve.

¿Y qué falta?
Los fondos, que las escuelas de Diseño se abran a la posibilidad de hacer de sus estudiantes no sólo obreros gráficos o eternos practicantes en talleres de diseñadores de vestuario, sino que formen nuevos emprendedores, diseñadores con ganas de hacer cosas nuevas e innovadoras. Y en el diseño de calzado específicamente, que dejen de mirar y hacer lo que se diseña en Argentina, no puede ser que aún se crea que copiar al país vecino es la forma de diseñar zapatos. Son idiosincrasias distintas, cuerpos distintos. Cuando se pueda crear una identidad de marca país en el ámbito del diseño podremos decir que estamos avanzando.

¿El mercado nacional está a la altura del argentino?
Es que son distintos, los argentinos tienen un tema súper potente de protección a la industria nacional, cosa que acá no pasa, por tanto, el mercado nacional es de los chinos básicamente.

Para esta temporada Otoño-Invierno, ¿qué viene en La Horma?
Trabajaremos con charol de colores en modelos clásicos, como Oxford y Tacones, con forros dorados y plateados. Y, por otro lado, hay una línea de botas de caña alta que utilizan cueros y paños de lana cuadrillé.

Eso en un principio, porque aún estamos en desarrollo.

Compra sus zapatos a través de la web
www.lahorma.cl
y en la tienda Bazar
La Pasión,
en Valparaíso.
Pronto se abrirá su taller para pedidos
y ventas.